Hernán Dobry

Historias y noticias

11 diciembre, 2017

“A los fanáticos les molestaba que quisiera mostrar a la guerrilla como un fenómeno revolucionario que buscaba imponer el comunismo”

Ceferino Reato“No escribo porque no tengo nada que hacer, tengo un montón de cosas. Por eso, busco un tema que pienso que va a ser de interés de la gente”, afirma el periodista Ceferino Reato en el programa “Voces y memorias”, conducido por el periodista Hernán Dobry en FM Jai 96.3 Mhz.
El autor de “Operación Traviata: ¿Quién mató a Rucci?” destaca que antes de comenzar con una investigación, analiza si la temática podría tener potenciales lectores, aunque detalla que en su decisión final no influye solamente la parte comercial.
“Busco temas de impacto periodístico. Escribo libros para venderlos y tener lectores. Le doy mucha bolilla a la promoción – resalta -. Cuando investigo el hecho me va llevando, no me quedo con las hipótesis más vendedoras”.
Reato señala que cada uno de sus libros requirieron un proceso de investigación de un año y medio, incluyendo la búsqueda de archivos, documentación y entrevistas con los protagonistas. A esto, se le suma la escritura que suele llevarle al menos tres meses hasta que la primera versión del texto está lista.
“Cuando escribo le doy mucha pelota al archivo, que me sirve para encontrar posibles fuentes. Después, armo un sumario para saber qué temas tengo que tocar – explica -. Escribo rápido. ‘Salvo que me muera antes’ me llevó tres meses escribirlo, pero con la investigación fue un año y medio o dos”.
El autor, que estudió Ciencia Política en la Universidad de El Salvador y periodismo en el Instituto Grafotécnico, suele comenzar el proceso de escritura “con un capítulo fuerte, una nota periodística que despierte interés”. Una vez que lo termina, prefiera no volver a leerlos a no ser que se trate de una versión ampliada, como ocurrió en el caso de “Operación Traviata”.
“Está bueno trabajar en un libro, investigar y sentarse a escribir, que me da mucho placer cuando siento que lo llevo y no que él me lleva a mí – afirma -. No sé si mis libros están bien o mal hasta que llegan las pruebas. Después no los leo más porque les encuentro defectos. Después me dedico mucho a la promoción”.
Reato saltó a los primeros puestos de ventas con su segundo libro Operación Traviata, algo que lo sorprendió ya que no esperaba que alcanzara la repercusión mediática y el debate público que finalmente se generó en torno al texto.
“‘Operación Traviata’ era un libro destinado al olvido. El kirchenrismo perdió la pelea con el campo, hubo sectores de la opinión pública que dejaron de apoyar al gobierno y se abrió una ventana para estos libros críticos de los ‘70”, afirma.
La idea le había surgido cuando se dio cuenta de “que volvían a estar en boga los ’70, pero en una clave distinta” a la que había estudiado en los ‘80 durante la carrera de Ciencia Política y que se había convertido “en un género literario”.
“Tomé un tema que no se trataba, el asesinato de [José Ignacio] Rucci, que era metalúrgico, peronista y tenía el quinto grado de primaria. Al periodismo esos personajes no le interesan y menos en el kirchnerismo – resalta -. Los derechos humanos de un sindicalista como él no le interesaban a nadie en ese momento. Sólo se hablaba de las víctimas de la dictadura”.
Con esa idea en mente, se planteó un objetivo claro: “escribir un libro de impacto sobre un caso que la literatura setentista no había usado, para dar lugar a la mirada de que los derechos humanos son para todos, que no es bueno ver monstruos del otro lado”.
A su vez, Reato quería diferenciarse de los autores que abordaban la época que “en ese momento buscaban una buena crítica de Página/12, un elogio de [el periodista Horacio] Verbitsky o uno de sus acólitos”.
“Sobre la dictadura existe un consenso sobre lo que fue. La crítica sobre el período previo (73-76) donde hubo cuatro gobiernos constitucionales y la guerrilla siguió operando y practicando la violencia con fines políticos, algo distinto del romanticismo interesado de los ‘70 que ejercía la cúpula del kirchenrismo – afirma -. A los fanáticos les molestaba que quisiera mostrar a la guerrilla como un fenómeno revolucionario que buscaba imponer el comunismo o el socialismo, en lugar de la mirada oficial del grupo que combatía una dictadura”.
Ceferino Reato es el jefe de redacción de la revista Fortuna, fue editor del diario Perfil y, previamente, trabajó en Clarín y como corresponsal de la agencia ANSA en Brasil. A su vez, recibió el Premio Konex a la investigación periodística.
Es autor de diversos libros como “Lula, la izquierda al diván”, “Operación Traviata, “Operación Primicia”, “Disposición final”, “Viva la sangre” y “Salvo que me muera antes”.
Para revivir la entrevista que le realizó Hernán Dobry al periodista Ceferino Reato en su programa “Voces y memorias”, que se emite por FM Jai 96.3 Mhz los domingos a las 12, hacer clic en el banner.