Hernán Dobry

Historias y noticias

Desarrollo Energético

11 diciembre, 2018

Albanesi negocia el financiamiento de dos cierres de ciclo con bancos y fondos

Albanesi Group negocia un préstamo o la emisión de un bono privado de 200-250 millones de dólares con diez fondos mutuos y de inversión y dos bancos internacionales para financiar el cierre de ciclo de dos de sus centrales térmicas, afirma una fuente.
La colocación de un título privado a cinco años con tasa Libor más un porcentaje aún no definido, similar al que lanzó MSU Energy recientemente, es una de las opciones que analiza la compañía.
MSU emitió un bono privado amortizable de 250 millones de dólares con tasa Libor + 11,25% (equivalente a cerca de 16% luego de cargos y comisiones) con vencimiento en 2023 para fondear el cierre de ciclo de tres de sus plantas térmicas.
Varios fondos, incluidos Moneda Asset Management, Ashmore Group, Oaktree Capital Management, Canada Pension Plan Investment Board (CPPIB), VF Venture, Citi Global Special Situations Group, Gramercy Funds Management, CarVal Investors y BTG Pactual, participaron de la operación.
Otra alternativa que analiza Albanesi es obtener un crédito a cuatro-cinco años con las mismas instituciones financieras, explica la fuente. Algunas de ellas han mostrado interés en participar de la transacción, durante las reuniones que mantuvieron con la compañía en Nueva York y Londres, organizadas por Credit Suisse y JP Morgan entre el 12 y el 16 de noviembre, destaca.
Su CFO, Juan Gregorio Daly, su gerente de Estructuras Financieras, Milagros Grande, y su coordinador de Estructuras Financieras, conversaron con cerca de 30 bonistas, inversores, bancos y fondos durante el viaje.
La empresa está negociando con Credit Suisse y JP Morgan la mejor estructura financiera para respaldar el proceso y la participación que cada uno tendrá en la operación, señala la fuente. La parte restante será dividids entre los fondos que decidan sumarse, dice.
Albanesi planea ofrecer las turbinas de los proyectos y los PPAs firmados con la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico SA (CAMMESA) para garantizar el préstamo o el bono privado.
La tasa que pagará por el financiamiento será decidida cerca de la fecha en que se cierre de la operación, que podría ocurrir a fines de enero de 2019, y dependerá de las condiciones de mercados, resalta la fuente.
En comparación, sería mejor que la que obtuvo MSU Energy en la colocación de su bono privado ya que tiene el doble de EBITDA y un tercio de apalancamiento, señala. Albanesi espera reportar un EBITDA de 165 millones de dólares en 2019 y de 180 millones en 2020 y un ratio de cobertura de intereses de 3,19x en el tercer trimestre de 2018.
Como la tasa será muy alta, la empresa espera refinanciarlo en el futuro con la reapertura de su bono de 336 millones de dólares con tasa el 9,625% y vencimiento en 2023 o con la colocación de nueva deuda, cuando el riesgo país baje y haya condiciones de mercado propicias para la operación, destaca.
La compañía usará lo recaudado en la transacción para financiar los 135 millones de dólares necesarios entre 2019 y 2020 para sumar 230 MW a los actuales 500 MW de sus centrales Modesto Maranzana y Ezeiza en las provincias de Córdoba y Buenos Aires, respectivamente. El proyecto requiere un desembolso total de 400 millones, con IVA incluido.
Actualmente, la empresa está fondeando 160 millones de dólares con préstamos de Siemens y Vogt Power International, sus proveedores de turbinas y calderas de recuperación de vapor (HRSG por sus siglas en inglés) respectivamente, y 105 millones con su propio flujo de caja.
Parte de ese dinero fue usado para adquirir dos turbinas a gas SGT-800 y tres de vapor SST-600 en Siemens, y siete HRSG en Vogt para el proceso de conversión de las plantas. Lo restante se utilizó para el inicio del proyecto.
Albanesi fue adjudicada con dos PPA de 33,50 dólares por MW para convertir Modesto Maranzana, de 350 MW, en un ciclo combinado de 463 MW y Ezeiza, de 150 MW, en una de 268 MW, en la licitación internacional de Eficiencia Energética, realizada por el ex Ministerio de Energía y Minería, en septiembre de 2017. Ambas deben estar terminadas en junio de 2020 para comenzar a operar en diciembre.
La empresa también planea usar el crédito para refinanciar parte de los 70 millones de dólares en deuda local con vencimiento en 2019, como lo ha hecho en el pasado. Generación Mediterránea, una de sus unidades, precisa pagar 221,49 millones de pesos de la última amortización de su obligación negociable Clase VII el 16 de febrero del próximo año.
El 2 de agosto, debió cancelar la emisión de un bono local amortizable de 25 millones de dólares a 18 meses luego de que su presidente Armando Loson fuera encarcelado acusado de haber pagado sobornos al gobierno de Néstor y Cristina Kirchner. El 17 de septiembre renunció a su cargo y, en su lugar, asumió su hijo Armando Junior.
www.iiicorp.com

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *