Hernán Dobry

Historias y noticias

Desarrollo Energético

16 mayo, 2018

La Argentina se prepara para licitar la represa Portezuelo del viento

Al menos 30 empresas locales e internacionales mostraron interés en participar de la licitación que planea lanzar el Ministerio del Interior, Obras Públicas y Viviendas en julio para construir la represa Portezuelo del Viento de 210 MW, afirma el titular de la cartera de Economía, Infraestructura y Minería de Mendoza, Martin Kerchner Comba.
En una entrevista exclusiva con esta agencia de noticias, el funcionario destaca que la provincia concluyó con el estudio de impacto ambiental requerido para iniciar el concurso de precios del proyecto valuado entre 800 y 1.000 millones de dólares.
Recientemente, la Secretaría de Recursos Hídricos de la Nación abrió un data room que contiene información preliminar sobre Portezuelo del Viento. Las compañías interesadas en participar del proceso tendrán tiempo para realizar consultas hasta el comienzo de la licitación.
El objetivo del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Viviendas es adjudicar el contrato a fines de 2018 y comenzar con la construcción en 2019, afirma Rodolfo Dalmati, presidente del Organismo Regulador de Seguridad de Presas (ORSEP).
Una vez que esté lanzada la licitación, los interesados tendrán cinco meses para estudiar los documentos y presentar las ofertas. La construcción de la represa sobre el río Grande en Mendoza deberá ser financiada por el gobierno nacional como parte del acuerdo firmado con la provincia en 2006.
Como la Argentina no tiene el dinero para llevar adelante el proyecto, las compañías deberán incluir propuestas para fondear el 75% de las obras (600-750 millones de dólares), mientras que lo restante será pagado por la administración central (200-250 millones), señala Dalmati.
La licitación incluirá la construcción de una presa de 176 metros de alto y 529 de largo que requerirá una inversión de 500 millones de dólares. Allí, se instalarán tres turbinas Francis para potenciar la central valuadas en, al menos, 150 millones de dólares, mientras que las obras del campamento de trabajo, rutas y la línea de alta tensión costará cerca de 150 millones más.
Las ofertas que cuenten con componentes locales tendrán una ventaja por sobre los que no los prioricen. IMPSA se encuentra entre las interesadas en participar de la contienda, afirma su CEO, Juan Carlos Fernández, y agrega que la empresa se encuentra en negociaciones con una constructora internacional para conformar una UTE con ese fin.
En mayo, la firma mendocina presentó una propuesta en sociedad con la paraguaya CIE y la china Power China Guizhou Engineering para suministrar tres turbinas para potenciar la represa Aña Cuá de 270 MW, que está siendo licitada por la Entidad Binacional Yacyreta (EBY).
En la contienda, también participaron la UTE China Gezhouba Group (CGGC)-Harbin Electric, y la alemana Voith. En la parte civil, lanzada en abril, ofertaron ocho consorcios locales e internacionales: China International Water & Electric, la UTE Salini Impregilo-Jose J. Chediack-ITASA-ATE, la UTE Supercemento-CMC di Ravenna, la UTE Techint Compañía Técnica Internacional-Benito Roggio e Hijos-Benito Roggio (Paraguay)-Panedile Argentina.
A su vez, participaron la UTE José Cartellone Construcciones Civiles-Malucelli Constructora de Obras-Talavera Ortellado, la UTE Sociedad Argentina de Construcción y Desarrollo Estratégico (SACDE)-Power Construction Corporation of China (PowerChina)-CDD Construcciones, la UTE Astaldi-Rovela-Tecno Edil, y la UTE B&B-China Gezhouba Group Corporation (CGGC)-Barrail Hermanos.
www.iiicorp.com

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *