Hernán Dobry

Historias y noticias

Bibliocritico

3 diciembre, 2013

Córdoba: La provincia que adelantó el infierno de la dictadura.

La historia argentina está plagada de mitos y, en los últimos años, esta tendencia se ha acentuado hasta límites impensados, en especial, cuando se trata de relatar lo que ocurrió durante la última dictadura. Desde el gobierno de Néstor y Cristina Kirchner se ha hecho una exaltación de la “militancia” de aquella “juventud maravillosa” que de un día para el otro fue exterminada por los militares que condujeron el país entre 1976 y 1983.

Se han escrito centenares de libros sobre el tema (investigaciones, opiniones, ensayos, novelas, etc.) pero se ha dejado de lado, adrede, lo que pasó en los años anteriores al golpe de estado: el rol desestabilizador que jugó la guerrilla durante las administraciones de Juan Domingo Perón y su esposa María Estela Martínez de Perón.

Ceferino Reato se han lanzado desde hace unos años a escribir sobre esos años y ya lleva cuatro libros que han buceado en hechos puntuales de esos tiempos: Operación Traviata, sobre el asesinato de José Ignacio Rucci; Operación Primicia, sobre el copamiento de Montoneros del Regimiento de Formosa; y Disposición Final, sobre las confesiones del ex dictador Jorge Rafael Videla.

Su trabajo, junto al de otros periodistas como Juan Bautista Yofre, ha creado una contratendencia en el relato histórico de esa época que enfrenta al discurso oficial del gobierno y muestra la otra cara, la que se quiere ocultar, de lo que ocurrió.

En su más reciente libro, “¡iva la sangre!”, Reato rescata la tormentosa situación política que se vivió en la provincia de Córdoba desde el Cordobazo (1969) hasta la caída de Isabel Perón y el rol que cumplió la guerrilla para desestabilizar al gobierno democrático del matrimonio Perón. Fue allí, donde se asentó la comandancia de Montoneros y El Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) para planificar y llevar a cabo muchos de su ataques, secuestros, atentados, asesinatos.

En sus páginas, la opinión queda totalmente de lado y su relato enfrenta al lector con la crudeza de una historia que infructuosamente intenta ser silenciada y ocultada, al menos, por ahora, sin éxito. La documentación, los artículos periodísticos de la época y los testimonios de los protagonistas (militares, policías y ex guerrilleros) le dan un sustento a sus palabras que resulta difícil de contrarrestar.

Pero no por esto, Reato deja de lado las descripciones detalladas de las torturas y los asesinatos (supuestos intentos de fuga) que sufrieron quienes fueron apresados en plena democracia vinculados con Montoneros y El ERP, luego de que Perón le bajara el pulgar al gobernador Ricardo Obregón Cano y su vice Atilio López, métodos que servirían como laboratorio de prueba de lo que, luego, se llevaría a cabo durante la dictadura en los Centros Clandestinos de Detención.

Incluso, detalla con testimonios de protagonistas cómo fue el surgimiento del Comando Libertadores de América, la Triple A cordobesa, que tantas muertes y terror sembró en las calles de la provincia mediterránea, y el rol que cumplió el jefe del Tercer Cuerpo de Ejército, el general Luciano Benjamín Menéndez.

Como no le huye a la polémica, Reato se mete, sin miedo a ser difamado, con uno de los temas más sagrados de los movimientos de Derechos Humanos en la Argentina: los 30.000 desaparecidos, a lo que le dedica un capítulo especial: “Números verdaderos”.

“Los números, si bien dan cuenta de una matanza enorme perpetrada desde el aparato del Estado, están muy lejos de la cifra mágica de los 30 mil muertos y desparecidos que todavía sostienen el kirchnerismo y los organismos de derechos humanos. Desde la presidenta Cristina Kirchner para abajo, todos saben perfectamente que es un dato falso, pero han convertido esa cantidad en una bandera política”, afirma.

En su lugar, sostiene, en base a los datos recabados en el Nunca Más, realizado por la Comisión Nacional para la Desaparición de Personas (CONADEP) que el total de desaparecidos durante la última dictadura militar fue de 6.415, a lo que se le suman, 743 víctimas de “ejecución sumaria”, lo que en total daría 7.158.

¡Viva la sangre! Es un libro importante aporte que genera un debate, que parecía estar adormecido, sobre una época que signada por el relato surgido del monodiscurso oficial y de las agrupaciones de derechos humanos. Sus hallazgos, seguramente, le abrirá las puertas a nuevos investigadores que seguirán profundizando en lo que ocurrió en esos años y tratarán, de una vez, por todas, de contar los hechos tal como fueron, por más de que a la Argentina le duela aceptarlo.

Título: “¡Viva la sangre!: Córdoba antes del golpe”
Autor: Ceferino Reato
Género: Historia
Editorial: Sudamericana

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *