Hernán Dobry

Historias y noticias

Radio

18 mayo, 2020

Daniela Toro cuenta sus nuevos proyectos en “Letras y corcheas”

Daniela Toro está en plena actividad a pesar de la cuarentena. Mientras permanecen cerrados los teatros para tocar en vivo, prepara un disco solista y un homenaje a su padre, junto a sus hermanos, cuyo puntapié inicial se iba a dar el 28 de marzo en la Usina del Arte, con el show “Daniela Toro canta a Daniel Toro, que debió ser suspendido cuando se inició el aislamiento preventivo y obligatorio.
En una entrevista exclusiva con el programa “Letras y corcheas”, que se emite por Eco Medios AM 1220 los jueves a las 22, la cantante adelanta detalles de sus nuevos proyectos y comparte sus canciones desde Córdoba, donde reside en la actualidad.

Mario Dobry (MD): Tu padre es un gran compositor, debe tener más de 1.000 canciones…
Daniela Toro (DT): Hay muchas registradas y otras que las ha creado y que son inéditas. De hecho, en este disco, Alma andina, grabé una canción que era inédita, de composición de mi papá y que forma parte de una obra completa que es una ópera andina.

MD: Lo que me llamó la atención fue tu amplitud vocal, la afinación. Eso, aparte de tenerlo como propio, ¿has trabajado y estudiado con tu voz? ¿Lo hiciste en Córdoba, donde te fuiste bastante joven?
DT: Me vine a vivir a Córdoba aproximadamente a los 20 años, a estudiar música, y entré en la carrera de licenciatura en composición en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). Yo ya había hecho el conservatorio en Salta, pero la carrera esta que inicié estaba muy orientada hacia la música clásica, que me gustaba mucho, pero está un poco alejada de mi origen. No reniego de ese momento, porque he aprendido muchísimo ahí, y he tomado clases de canto, con diversos maestros entre los cuales, la mayor parte, tenía técnicas de canto lírico. Entonces, incorporé esos conocimientos que son saludables al momento de la proyección de la voz a lo que es la música popular. Siempre un cantante debe cuidar su instrumento vocal, porque si se daña no es como cualquier otro que se le cambia una cuerda y se lo lleva a arreglar. Cuando te dañás la voz, y lo sé por la experiencia vivida con mi papá, es muy duro, es muy terrible

MD: ¿Por eso es tu incursión en la zarzuela? Me llamó la atención de que fuera convocada a cantar tres zarzuelas, porque es un género muy particular ¿cómo te sentiste cantándolas?
DT: Me encanta, porque cuando estuve contratada en el Coro Polifónico, que si bien la impostación es distinta a la forma que uno tiene que cantar de lo que es la música popular, lo que tiene de lindo es que uno interpreta a un personaje y tenés que volverte un actor que canta. Eso lo disfrutaba mucho, tanto en zarzuela, como en el coro en el que me ha tocado hacer óperas, como coro, porque solista hay que tener otro nivel y mucha preparación y abocarse a ese género. Como coro lo he disfrutado mucho y en el caso de la zarzuela tuve la fortuna de hacer algunas que también disfruté un montón. Quedamos siempre en contacto con la gente de la compañía que organiza eventos, generalmente de zarzuela, con bailarines y una puesta en escena muy linda. La verdad que para mí es puro disfrute y aprendizaje siempre. Disfruto tanto cuando hago ese género como cuando voy a un escenario a cantar folclore.

Hernán Dobry (HD): Venís de una familia de músicos, maraca por la figura de tu papá. ¿En algún momento pensaste que podías hacer otra carrera que no fuera la de música?
DT: No, desde muy chica siempre se me dio muy natural cantar, en todos los actos, también actuaba y bailaba. Era como muy natural en mi casa y no fue que dije: quiero dedicarme a la música en un momento específico. Quizás sí, cuando me profesionalicé, me vine a vivir a Córdoba y saqué mi primer disco. Ahí, es como que uno puede contar como en el momento en que decidiste meterte de lleno en esto. Antes, siempre hubo experiencias en donde he cantado y hecho un montón de cosas que tienen que ver con el arte porque es lo que mamé desde chiquita.

HD: ¿Cómo era en tu casa de chica la música?
DT: Nací en un momento en el que papá había perdido ya su voz, había tenido el cáncer, entonces él tenía un registro vocal más chico al que se escucha en los discos anteriores, pero seguía componiendo, porque tiene eso que perdió su voz, pero tiene mucho para decir a través de sus composiciones, tocaba la guitarra y seguía componiendo. Lo que vi mucho fue esto de acompañar a papá a lugares adonde hacía sus presentaciones, ya con una versión de un Daniel Toro mucho más decidor y no tanto cantor, que tocaba la guitarra, pero con una magia con el público impresionante, que lo amaba. Él salía al escenario, levantaba la mano y ya lo aplaudían. A ese nivel, la gente lo quiere. Pude ver y disfrutar todo eso, verlo en el proceso de componer cosas muy lindas, con una madurez artística super importante. Para mí, era una felicidad compartir eso con papá y, cuando decidí empezar a cantar y decirle que quería hacerlo, fue empezar a recibir todos sus consejos. Fue mi primer maestro en cuanto al canto. Es muy exigente él también, pero a la vez, te hace críticas constructivas y colabora en los proyectos de todos los hijos que nos dedicamos a la música, con su punto de vista desde el amor y el conocimiento.

Si querés ver o escuchar la entrevista completa que le realizaron Hernán y Mario Dobry a la cantante Daniela Toro en su programa “Letras y corcheas”, que se emite por Eco Medios AM 1220 los jueves a las 22, hacé clic en los banners.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *