Hernán Dobry

Historias y noticias

Radio

27 julio, 2020

“Deseo llegar con mi canto al corazón de las personas, independientemente del idioma y las culturas”

Marilí Machado impacta con solo escucharla cantar. Así, lo ha sabido reconocer el público en la Argentina y en todo el mundo donde suele tocar en los constantes conciertos que realiza cada año. Justamente, este año tenía que presentarse en Alemania, pero debió suspender la gira que tenía planeada por la pandemia de coronavirus.
En una entrevista exclusiva con el programa “Letras y corcheas”, que se emite por Eco Medios AM 1220 los jueves a las 22, repasa los momentos más importantes de su carrera y explica los proyectos que tiene pensados para cuando termine cuarentena.

Mario Dobry (MD): ¿Qué es para vos llevar tu canto a tan variados escenarios?
Marilí Machado (MM): Tengo una anécdota, que siempre cuento: una vez viajando hacia el norte hace muchos años con mi guitarra tomaba todo tipo de vehículos, ómnibus de esos chiquititos que llevan animales y la gente trabajadora. Iba hacia Salta a un pueblito, a Orán, a cantar en un festival, y me encuentro con todo un grupo de gente trabajadora en el colectivo y yo arregladita como par ir de boda y todos me miraban como diciendo qué extraña esta mujer. Una señora colla sentada al lado mío me pregunta qué es lo que hacía y le cuento que iba cantar a un festival en Orán. Y me dice: Qué lindo. Entonces, usted cuando cante, pídale a diosito que le ponga alas a su canto. Esa frase es la que llevo conmigo cada vez que viajo. El deseo es llegar con mi canto a través de mi voz al corazón de las personas, independientemente del idioma, de las culturas. De alguna manera, la señora hizo como una especie de premonición porque empecé a viajar muchísimo. Una vez, inclusive, en Alemania, conté esto y me tradujeron la presentación y me entregaron un ramo de flores y me dijeron que realmente el canto se traslada en alas hacia el público alemán. Fue muy emocionante.

MD: Siento que tu canto tiene alas, porque te he escuchado muchas veces. Esas alas son las que te llevan y las que le llevás al público que te escucha
MM: Además, es un compromiso también porque uno tiene que quedar bien afuera. No podés meter la pata. Siempre pienso muy bien el repertorio que voy a llevar, donde haga como una pincelada de un repertorio latinoamericano, por supuesto con preponderancia de la música rioplatense, el tango, la milonga, y que conozcan los ritmos que no sólo son para ellos interesantísima, porque es tan variada nuestra música, sino las letras, que no las digo, porque no hablo en alemán, pero siempre tengo a alguien que hace una breve introducción a cada canción, con lo cual es doble el esfuerzo y la alegría para el público porque les gusta saber de qué se trata el tema

Hernán Dobry (HD): ¿Qué sentís cuando cantás?
MM: Es una emoción grande. Me libero, soy absolutamente yo. Cuando estoy arriba de un escenario, se produce eso. El escenario atrapa, pero también te produce mucha adrenalina previamente, me agarran los bostezos. Según me dice mi coach, el bostezo es bueno porque relajás tu laringe, pero es algo muy loco porque me agarran antes de salir a actuar. Los nervios. Después, aflojo y una vez que conecto con el público, que puede ser de cualquier país, hay algo mágico que se produce que y que notas la carga de alegría y, después, cuando se acercan al final y vienen a comprarte el CD. Todavía compran el CD en Alemania. Hace dos años fui con Samy Mielgo, un gran guitarrista con el que hicimos un CD que se llama Agitando Pañuelo, y mi sobrino me dice: “tía no vas a vender un solo CD, olvídate, allá nadie te va a comprar, no lleves”. Yo te digo que mi público todavía es de los CDs. Discutíamos y me decía que no van a tener ni dónde escucharlos. Cuestión que vendí todos los CD, salvo en Heidelberg, que está plagada de jóvenes y, al final del concierto, me decían: qué lástima, no te puedo comprar el CD porque no tengo adonde escucharlo. Fue el único momento en el que tuvo razón mi sobrino. Lo lindo de cuando terminás el show y que sabés que les llegó es porque vienen a pedirte un autógrafo, a charlar con vos, preguntar cómo es tu país y yo en mi pobre inglés les digo algunas cosas, mezclo todo, algunas palabras en alemán que aprendí después de tantos años que voy. Siempre hay un público hispanoparlante, pero no es el mayoritario. En Alemania, normalmente el que viene es el alemán porque le gusta mucho la música de afuera.

MD: Tuviste la suerte que tu hermana vivía en Alemania…
MM: Después de veinte años quiso regresar, pero por ahí extraña. Ella fue la que me tendió la mano en el año 2002, en enero vino a visitarnos y me dijo: si querés venir yo te organizo, aunque sea en un restaurante griego donde vamos a comer a veces para que conozcas a mis amigos, algunos son de la cultura, escritores. Te pago el pasaje y lo recaudemos me lo devolvés. Me jugué porque en ese momento estaba medio en banda. Había tenido una experiencia no muy buena como gastronómica. Había intentado, en 2001, previo a la debacle tener un barcito en Caminito. Era una mosca en la leche. Se llamaba De boca en boca. Ahí, tenía mi propio escenario con sonido. Llegó a venir María Graña, Ariel Ardit, a conocer un lugar, porque pintaba para ser un barcito cultural en plena Pedro de Mendoza frente al río. Como gastronómica soy buena cantante y además era la época del 1 a 1, los turistas no venían. Fui poco previsora. Antes de que se produjera la debacle, lo cerré. Menos mal porque el alquiler era en dólares. Como estaba en banda, me fui a Alemania en mayo de 2002. Canté en un restaurante griego y todos los amigos quedaron encantados. Ella les presentaba mi primer CD, Quimera, que grabé en Córdoba, donde viví muchos años allá. Soy porteña de nacimiento, cordobesa por opción y nacional por canto. Hay veces pasa que al cantante hay que escucharlo en vivo porque en los estudios uno no es que está contenido, pero te contienen de alguna manera y vas graduando mucho, como cuidando. Sus amigos le dijeron: pero es mejor que el CD que nos habías hecho escuchar, hay que ayudarla a esta chica. En octubre, ya viajé a un centro cultural, y todo se fue dando muy lentamente, sin prisa y sin pausa, de la mano de mi hermana que me ayudó un montón.

Si querés ver o escuchar la entrevista completa que le realizaron Hernán y Mario Dobry a la cantante Marilí Machado en su programa “Letras y corcheas”, que se emite por Eco Medios AM 1220 los jueves a las 22, hacé clic en los banners.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *