Hernán Dobry

Historias y noticias

Prensa

14 julio, 2011

El conflicto del Beagle le permitió a Israel venderle armas a la Argentina.

La ayuda de Israel la Argentina con el suministro de armamentos durante la guerra de Malvinas puede sorprender a muchos si se deja de lado lo que ocurrió en años anteriores, donde el estado judío se convirtió en uno de los principales proveedores del país, con una participación cercana al diez por ciento del total de las adquisiciones de las Fuerzas Armadas en el exterior.
“La ayuda israelí es la consecuencia de lo que se dio en años anteriores”, afirma el periodista Hernán Dobry, quien acaba de publicar el libro Operación Israel: El rearme argentino durante la dictadura (1976-1983), donde se detallan todas las operaciones que realizó Jerusalén con Buenos Aires en esos años.

El puntapié inicial para las ventas fue la cuasi-guerra con Chile, que el gobierno de Jorge Rafael Videla estuvo a punto de llevar adelante por la disputa sobre la soberanía de las islas Picton, Lenox y Nueva en el Canal de Beagle. La improvisación con la que se estaba llevando a cabo la preparación para este conflicto hizo que Israel ingresara como proveedor de las Fuerza Armadas, cuando hasta entonces, había tenido las puertas cerradas en este rubro.

“El punto inicial de la compra de armamentos israelíes en la Argentina fue la cuasi guerra con Chile en el año ’78. Ahí, la Argentina se siente entre la espada y la pared, porque tiene que afrontar una guerra en cuatro o cinco meses y se da cuenta de que no tiene armamento o que es obsoleto o no tiene lo suficiente para enfrentar una locura que hubiese sido una guerra de este tipo”, afirma Dobry en una entrevista con el programa Pensando las noticias, por Radio Jai.

Según lo que surge del libro Operación Israel, el primer negocio de magnitud se dio en medio de la escalada de enfrentamientos diplomáticos con Chile. En ese momento, la Fuerza Aérea se dio cuenta que precisaba más aviones para afrontar los posibles combates y debió salir en busca de un vendedor que se los entregara en tiempo récord. Sólo Jerusalén respondió a esos requerimientos.

“La compra de los Dagger fue la que abrió la puerta para las operaciones posteriores que superaron los 700 millones de dólares, lo equivalente a casi 1.500 millones de la actualidad”, concluye el autor.

Operación Israel: El rearme argentino durante la dictadura (1976-1983) acaba de ser editado en la Argentina por Ediciones Lumiere y ya puede conseguirse en todas las librerías.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *