Hernán Dobry

Historias y noticias

Desarrollo Energético

28 agosto, 2018

El gobierno lanza un fideicomiso para ayudar a financiar los PPP viales

El Gobierno buscará préstamos de corto plazo de bancos comerciales locales e internacionales para el fideicomiso especial que creó para ayudar a las empresas a financiar la primera etapa de los contratos adjudicados bajo la modalidad de Participación Público Privada (PPP) para construir rutas, afirma José Luis Morea, secretario de PPP del Ministerio de Hacienda y Finanzas Públicas.
En una entrevista exclusiva con esta agencia de noticias, el funcionario señala que las investigaciones de la Justicia sobre los pagos de coimas durante la administración de Néstor y Cristina Kirchner que involucra a constructoras y firmas de energía que obtuvieron contratos les están generando problemas para conseguir fondeo para llevar adelante las obras.
El fideicomiso espera ofrecer financiamiento entre 200 y 1.000 millones de dólares con un vencimiento entre 6 y 10 meses, resalta. El monto final dependerá de la cantidad de compañías que pidan utilizar esta modalidad, destaca.
Bancos locales e internacionales y el Banco Nación fondearán este nuevo instrumento con préstamos a corto plazo para capital de trabajo, afirma Morea. El Gobierno abrirá un período de dos semanas para que las instituciones puedan realizar consultas sobre la implementación de esta herramienta.
La entidad financiera estatal prestará entre 200 y 300 millones de dólares, a manera de inversor ancla, para allanarle el camino a sus pares provinciales y privados para hacer lo propio, afirma su presidente, Javier González Fraga.
Para esto, le desembolsará el dinero al fideicomiso, que luego se lo dará a las empresas con la misma tasa de interés que lo recibió, explica Morea. El instrumento estará respaldado con los mismos requerimientos que los bancos suelen pedirles a las compañías, incluyendo garantías corporativas y los certificados de avance de obra (TPI) que serán entregados por el Gobierno para pagar los trabajos de construcción, señala.
Los TPIs serán emitidos trimestralmente con un vencimiento posterior al cuarto año del contrato para cancelar los avances en las rutas y estarán denominados en dólares. Para garantizar su cobro, el Ministerio de Transporte creó otro fideicomiso con fondos del impuesto al gasoil y lo recaudado en los peajes de las autopistas 9 y Ricchieri.
En caso de que la Justicia condene a alguna de las constructoras y que no puedan continuar pagando los créditos, el fideicomiso ser hará cargo de la deuda y, luego, recuperará el dinero ejecutando las garantías y con los TPIs, resalta Morea.
Actualmente, las compañías que fueron adjudicadas con los contratos están sufriendo problemas para conseguir financiamiento debido a que los bancos locales e internacionales tienen problemas de “conformidad” a la hora de prestarles dinero directamente debido a la incerteza sobre el resultado de las investigaciones, destaca.
Al menos, dos constructoras ya pidieron ayuda, detalla Morea. José Cartellone Construcciones Civiles y la UTE entre Helport, Eleprint, Panedile Argentina y SA Obras y Servicios (COPASA) están entre las están teniendo dificultades para conseguir fondeo para los proyectos, ya que están involucradas en el proceso judicial.
Los consorcios Rovella Carranza, JCR y Mota-Engil Latin America, CCA Civil Panamá y Green, y Paolini Hermanos, Vial Agro, INC también fueron adjudicados con contratos a 15 años para construir, pavimentar y mantener rutas en seis corredores en las provincias de Buenos Aires, La Pampa, Córdoba, Mendoza y Santa Fe, por un total de 6.000 millones de dólares.
La UTE Helport-Panedile Argentina-Eleprint-COPASA precisará de, al menos, 260 millones de dólares para financiar la primera parte de las obras hasta julio de 2019. Cartellone podía necesitar, al menos, 120 millones para el mismo propósito, resalta una segunda fuente.
Las empresas tienen un año, comenzando en julio de 2018, para anunciar el cierre financiero del proyecto, pero actualmente necesitan fondos para comenzar con las obras en octubre. Luego, deberán conseguir fondeo de largo plazo, para el resto del proceso que les llevará cuatro años, explica Morea.
Banco Nación anunció que ofrecerá a los consorcios una línea de crédito a largo plazo de 30.000 millones de pesos para este fin, que podrán ser repagados con TPIs, afirma González Fraga.
www.iiicorp.com

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *