Hernán Dobry

Historias y noticias

12 noviembre, 2017

“El sensacionalismo nos toca la fibra de la emoción como seres humanos”.

“El remedio contra el sensacionalismo es complejizar las historias y hacer pensar al lector”, afirma el periodista Javier Sinay, en referencia a la cobertura de noticias policiales, en el programa “Voces y memorias”, conducido por Hernán Dobry en FM Jai 96.3 Mhz los domingos a las 12.

“Las historias sencillas, que van al grano y muestran directamente un bueno y un malo, tocan la fibra de la emoción en las personas y les hacen perder la idea de que lo que se cuenta le pasó a un prójimo. Al ser humanos, los personajes no son ni tan buenos ni tan malos”, afirma.

Sin embargo, al relatarlas siempre se corre el riesgo de caer en el sensacionalismo, por lo que sugiere que el periodista debe complejizar el relato, “tratar de hacer que el lector o televidente piense más”, narrándola dentro de todo su contexto.

“El sensacionalismo nos toca la fibra de la emoción como seres humanos, la de que de repente la historia deja de ser un caso real y se convierte en un cuento, y queremos emocionarnos, enojarnos, asustarnos y perdemos la noción de que estamos hablando de un hecho social que le pasó a un prójimo o que le está pasando”, señala.

Por eso, a lo largo de los diez años que en los que cubrió estos temas, fue buscando una variante para narrar los crímenes que le tocaba investigar y que, al mismo tiempo, le sirviera como excusa para hablar de otra cosa, como ser la violencia que existía contra los jóvenes.

“Decía: por qué no hablar de la generación de los chicos de veinte y pico, que era mi generación, a través del crimen. Contar cómo se relacionaban, qué era lo que activaba, lo que los llevaba a un crimen, por qué lugares se movían. Hay muchos crímenes en bailantas, entonces narrar cómo eran esos lugares”, explica el ex productor de los programas de televisión Forenses y Ser urbano.

Su labor quedó plasmada en su libro “Sangre joven”, en donde seleccionó las seis historias que más lo deslumbraron de esos años, para las que entrevistó a los familiares, amigos de las víctimas y, en muchos casos, incluso a los asesinos.

Según Sinay, su atracción por la cobertura de historias policiales primero fue un “deslumbramiento” una reacción “irracional”, pero que luego comprendió que se estaba vinculada con su propio interés por saber qué haría si hubiera estado en el lugar de cada una de las personas con las que había conversado.

“Siempre me preguntaba: qué haría si estuviera en el lugar del juez, del policía, de la víctima, delasesino, del fiscal. Una de las cosas que más me gustan del periodismo es que uno puede tenercontacto directo con los protagonistas de todas las historias sobre las que escribe”, concluye.

Javier Sinay estudió Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Buenos Aires y fue editorde la revista Rolling Stones Argentina. Sus textos han aparecido en los diarios El Universal, La Nación y Clarín, y en las revistas Etiqueta Negra, Gatopardo, Letras Libres y Ñ, entre otras.

En 2015, recibió el premio García Márquez de periodismo en la categoría Texto, por su
investigación del caso Axel Lucero. A su vez, fue galardonado con el Rodolfo Walsh en la XXIII Semana Negra de Gijón (España), con tres Premios Perfil a la Excelencia Periodística y el TEA Estímulo.

Sinay es autor de “Sangre joven. Matar y morir antes de la adultez”, “Los crímenes de Moisés Ville”, coautor de “Extra: Antología de la crónica policial en la Argentina”, junto a Osvaldo Aguirre y “100 crímenes resonantes que conmovieron a la sociedad argentina”, junto a Norberto Chab.

Para revivir la entrevista que le realizó Hernán Dobry al periodista Javier Sinay en el programa “Voces y memorias”, que se emite por FM Jai 96.3 Mhz, el domingo 12 de noviembre de 2017, haga clic en el banner.