Hernán Dobry

Historias y noticias

Desarrollo Energético

14 enero, 2018

Electroingeniería y CGGC reanudan la construcción de las represas en Santa Cruz

Electroingeniería y China Gezhouba Group Corporation (CGGC) esperan comenzar formalmente con la construcción de las represas Condor Cliff, de 950 MW, y La Barrancosa, de 360 MW, en la provincia de Santa Cruz en febrero, luego de que la Justica les permitiera continuar con el proceso, afirma Sebastián Rizzo Patrón, gerente local de Stantec Inc, la diseñadora del proyecto.
El Juzgado Contencioso Administrativo 12 desestimó dos medidas cautelares presentadas por la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas de la Patagonia y la Fundación Banco de Bosques para el Manejo Sustentable de los Recursos Naturales contra Santa Cruz, allanando el camino al consorcio para que empiece con los trabajos, dice.
Electroingeniería está negociando con Gezhouba, los contratistas locales y el gobierno nacional sobre los detalles finales del plan de construcción, incluyendo temas logísticos y especialmente el flujo de fondos, para definir los movimientos de equipamiento y trabajadores, señala Rizzo Patrón.
Originalmente, las firmas esperaban tener todo listo para arrancar el 15 de enero, pero las discusiones podrían llevar algunas semanas más, hasta principios de febrero, sostiene. Mientras tanto, el consorcio Represas Patagonia, formado por CGGC (54%), Electroingeniería (36%), and Hidrocuyo SA (10%) iniciaron algunos trabajos preliminares el 16 de diciembre de 2017, según informó el vicepresidente de la firma cordobesa, Gerardo Ferreyra, a través de su cuenta de Twitter.
“En la inmensidad del desierto patagónico austral, después de dos años de paralización, comienzan a trabajar las primeras máquinas de gran porte en el desvío del río Santa Cruz para luego construir la central hidroeléctrica más austral del mundo: Cóndor Cliff”, señaló.
CGGC y Electroingeniería son responsables del desarrollo del proyecto que llevará 66 meses, mientras que Hidrocuyo se encargará de las operaciones y el mantenimiento (O&M) luego de que concluyan las obras.
En la actualidad, el consorcio está levantando el campamento de oficinas y obreros, que incluyen casa y comedores con la capacidad de albergar a 2.000 personas, para los empleados que vivirán allí durante el proceso, afirma una fuente.
En la primera etapa, utilizarán maquinarias de Chinese Sanyi y Shandong Shantui Machinery Co Ltd para los trabajos de remoción del suelo, que llegaron a Santa Cruz, hace ya un tiempo, destaca.
CGCC se encargó durante los últimos meses del proceso de conseguir el equipamiento para la construcción de las represas, incluyendo el primer lote de materiales, la fresadora hidráulica de dos ruedas, la agarradera continua de pared hidráulica y la excavadora rotativa. La empresa licitará el resto a medida que vayan avanzado con las obras.
El objetivo de Represas Patagonia es acelerar la construcción, incluyendo las excavaciones de desviación del río, para aprovechar el verano y el otoño. Deberán frenar las operaciones durante el invierno debido a las bajas temperaturas que hay en el sur de le región patagónica, a 2.600 kilómetros de Buenos Aires, afirma Rizzo Patrón.
En una segunda etapa, en octubre o noviembre, el consorcio espera iniciar la obra civil, dice. La represa Condor Cliff tendrá un dique relleno de roca de concreto de 75 metros de alto y estará potenciada con cinco turbinas Francis, mientras que la pared de La Barrancosa será de 43 metros y contará con tres turbinas Kaplan.
El proyecto valuado en 4.700 millones de dólares está siendo financiado por el Bando de Desarrollo de China, el Industrial and Commercial Bank of China (ICBC), el Banco de China, mientras que China Export and Credit Insurance Corporation (Sinosure) proveerá la garantía comercial para el crédito.
Represas Patagonia fue adjudicada con el contrato para la construcción de las dos represas y uno de 15 años de servicios de mantenimiento, superando a Hyundai Engineering and Construction, Sinohydro Corporation Limited y Egis Group.
La construcción comenzó en febrero de 2015 luego de recibir el fondeo. Pero fueron puestas en suspenso por el presidente Mauricio Macri tras su asunción, el 10 de diciembre de ese mismo año, debido a las preocupaciones sobre el daño medioambiental que podrían causar.
La Corte Suprema unilateralmente paralizó en diciembre de 2016 los trabajo hasta que no se hiciera un nuevo estudio. Luego de la revisión, se redujo el tamaño de las represas de 1.740 a 1.310 MW de capacidad y fueron ubicadas lejos del Lago Argentino para ayudar a preservar el área.
www.iiicorp.com

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *