Hernán Dobry

Historias y noticias

Radio

22 junio, 2020

“En materia literaria, no soy un individuo de géneros, sino más bien omnívoro”

Rafael Bielsa es un personaje multifacético. Quizás para la mayoría de los argentinos es sinónimo de político, ya que fue canciller, diputado, candidato a gobernador de Santa Fe y actual embajador en Chile. Sin embargo, al mismo tiempo es un destacado novelista, poeta y compositor con cerca de veinte libros publicados a lo largo de su vida.
En una entrevista exclusiva con el programa “Letras y corcheas”, que se emite por Eco Medios AM 1220 los jueves a las 22, rememora sus comienzos en las letras en su Rosario natal y su método creativo que han dado vida a sus textos.

Mario Dobry (MD): En su novela “Rojo sangre”, a uno de sus personajes le hace decir que “uno es lo que hace” ¿Qué es Rafael Bielsa?
Rafael Bielsa (RB): Tuve la suerte de definir mis intereses desde muy chico, quizás por haber nacido prácticamente en una biblioteca, que era la de mi abuelo, muy nutrida y no sólo de libros de derecho. Entonces, la vinculación con la palabra escrita, impresa, leída ya de muy pequeño, y cuando digo muy pequeño es muy muy pequeño, porque aprendí a leer de muy chiquito, tendría tres años y medio, me enseñó el hermano de mi padre, mi tío Polo, de una manera un poco prosaica, con la revisa La fija, de hípica. A él le gustaban mucho los caballos, entonces aprendí al galope. Y sin ninguna cámara de descompresión pasaba de ese libro de aprendizaje a los que me daba mi abuelo para que no lo fastidiara mientras trabajaba que me eran complicadísimos, de filosofía, de la guerra civil de los Estados Unidos, algunos en inglés y yo no sabía nada de inglés. Después me preguntaba: ¿qué ha leído la última hora? Y yo me tenía que inventar la historia. Ahí, nace la segunda pasión, que es por la literatura. Me parece que como mi abuelo me desafiaba a imaginar y yo no me animaba a decirle que no podía leer en inglés, entonces en función de algunos apellidos que podía reconocer por las mayúsculas y las litografías que ilustraban los libros, inventaba algo. Entonces, ahí se fue armando un muchacho fantasioso. Eso pocos años después se desposó con una pasión o una identificación con las personas que tenían menos recursos o los más débiles. Entonces, creo que de toda esa amalgama nace la pasión por la política, por el derecho, la literatura, la poesía. No soy en materia literaria un individuo de géneros, soy más bien omnívoro. Me entusiasmo por los libros por cosas raras, por una frase, por una palabra, a veces, inclusive, por una encuadernación porque me gustan los objetos. El objeto libro me gusta, no necesariamente me refiero a que sea suntuoso sino muchas veces el carácter de libro de bolsillo, que se usaba antes para leer en el colectivo, eso me produce una inclinación. De ahí, con la pasión por el trabajo que nos inculcó mi madre a sus tres hijos, me parece que de eso sale un individuo que concreta muchas cosas con las que piensa todo el mundo, pero no se toma el trabajo de tomar apuntes.

Hernán Dobry (HD): Una infidencia sobre lo que dice de los libros: un día almorzando juntos en su oficina le llevé de regalo uno de mis libros y lo primero que hizo fue olerlo…

RB: Es lo que hago con cualquier libro que me llega a las manos: lo primero que hago es lo huelo, porque el olor a papel, a tinta, aunque sea uno viejo. Cada libro tiene un olor diferente y es como una costumbre.

MD: A mí, me ocurría lo mismo cuando era joven y el centro neurálgico de la intelectualidad de Buenos Aires se daba en las calles Corrientes y Paraná, Montevideo y frente a lo que era La Paz, había una librería que el dueño era un gordo que pasaba música de ópera y uno sentía ese olor a libros, no sólo nuevos sino también usados. Me encantaba, era como un regocijo ir a la librería, hasta el día de hoy la huelo. La literatura no la leo, la huelo.
RB: Fíjensé padre e hijo Dobry, siempre digo que Buenos Aires es una ciudad muy generosa, nadie pregunta en Buenos Aires de dónde es Lilita Carrió, por dar un ejemplo, como no pregunta de dónde es Víctor Hugo Morales o China Zorrilla o Patricio Contreras. Buenos Aires hace propia a la gente, la metaboliza y no es así en otros lugares. Cuando estudiaba mi carrera universitaria, como también era músico, solía trabajar viernes y sábados para ganarme unos pesos y era muy frecuente el sábado a la noche, después de trabajar en algún lugar con unos pesos en el bolsillo, me tomaba un tren, el Estrella del Norte, que venía desde Tucumán, un bellísimo nombre para un tren, y me bajaba en Buenos Aires, en Retiro, y me iba ahí a donde usted está describiendo, solamente para sentarme en una mesa y escuchar las discusiones de Germán García, de Miguel Briante, de tantos tipos. Había tanto talento, estoy hablando en 1968-1970, muy vinculada con el conocimiento de la época, porque todos leían francés, que todavía era la lengua vehicular de la cultura, muchos eran lacanianos, existencialistas, que venían de estudiar a Sartre a Simone de Beauvoir, o de leer. Era sólo para eso. Me venía a Buenos Aires, tenía un amigo que vivía acá, Guille Doniza y, a veces, me quedaba el domingo y el lunes y me volvía el lunes a la noche a Rosario. Tengo, también, un recuerdo muy asociado con las sensaciones, eso por lo general no me pasaba en los meses de calor posiblemente porque trabajaba en determinados lugares donde ejecutaba música en otoño, invierno, primavera. Tengo asociado el llegar en la mañana fría, después de haber desayunado en el Estrella del Norte, porque servían unos desayunos con teteras de metales nobles, alpaca, unos pocillos de loza, una cosa hermosa. Ahí, conocí a un mozo que me dio una maravillosa lección de vida. Me dijo que hacía cuarenta años que estaba casado. Le dije: ¿Cuarenta años? Qué feliz debe ser con su mujer. Es que trabajando en el Estrella del Norte con mi mujer estoy poco. Una hermosa enseñanza.

Si querés ver o escuchar la entrevista completa que le realizaron Hernán y Mario Dobry al escritor Rafael Bielsa en su programa “Letras y corcheas”, que se emite por Eco Medios AM 1220 los jueves a las 22, hacé clic en los banners.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *