Hernán Dobry

Historias y noticias

19 noviembre, 2017

“Tengo que escribir emocionado, si no, no lo hago”

“Cuando uno escribe, es inevitable que ponga cosas autobiográficas, por lo menos las que a uno le
han emocionado, interesado”
, afirma el escritor Marcos Aguinis, en el programa “Voces y memorias”, conducido por Hernán Dobry por FM Jai 96.3 Mhz, en referencia a la afirmación de su colega Jorge Luis Borges quien señaló que toda su obra es autobiográfica.

El novelista destaca que en todos sus libros alguno de los personajes cuenta con ciertos rasgos que
lo representan positivamente, pero también en algunos casos, hay otros a los que los que ha personificado con características que le producen rechazo.

“Alguien me preguntará cómo puede ser que sea autobiográfica ‘Crónica de un palestino’, si el personaje es palestino, musulmán. Tiene cosas mías: mi apertura, tolerancia, cultura, capacidad de entender al otro, y eso se lo inculco al protagonista – detalla -. En ‘La matriz del infierno’ hay un tipo nazi que es muy cruel de entrada. Eso es lo que odio, lo que detesto, lo pinto en otro”.

Según Aguinis, esta característica en su forma de escribir hace que el lector pueda reconocerlo cuando profundiza en sus textos y, de esta forma, sentir “que, a través de otro, habla de él o a lo mejor tiene que ver con lo que él detesta”.

Si bien tiene en claro estas características que le va a dar a sus personajes, el proceso de armado de la historia le va surgiendo a medida que la va escribiendo. Incluso, señala que los temas muchas veces le surgen de forma inesperada.

“No tengo una visión omnipresente que abarque todo. Algunas cosas me interesan, algunas sé que voy a desarrollar. Pero no tengo claridad de dónde va a entrar, cómo va a ser. Es como de dónde surge un sueño, por supuesto viene del inconsciente, viene del alma, pero no tengo claridad de dónde surge, cómo vive, no sé cómo es. De repente hay algo que me interesa, me empieza a gustar, a apasionar y comienzo a escribir – detalla -. A medida que avanzo me intereso más. Y resulta como voy diciendo, en la niebla uno empieza a concretar la imagen y tiene que escribir lo que uno va viendo. Y a medida que uno ve hace para uno lo que escribe”.

Si bien precisa poder ir desentrañando la historia a medidas que va avanzando, también destaca que precisar pasar por un proceso de movilización interna que lo lleve a sentarse a trabajar y, que una vez que eso se da, pasa horas sentado trabajando.

“Tengo que escribir emocionado, tener ganas. Si no, más bien no escribo. Tengo que lograr que lo que escribo pueda interesar. Y eso lo trato de hacer siempre. Quienes me escuchan hablar acá o en conferencias siempre me dicen qué interesante lo que usted dijo. Pero fue interesante porque traté de expresarme de una manera que llegara, no solamente a la inteligencia, sino también al corazón, que emocionara, porque de esa manera uno se comunica mejor”, afirma.

Aguinis ha dedicado muchas de sus novelas al género histórico, para lo realiza una investigación detallada tanto de la época en la que se desarrollará el relato como de los lugares en el que va a transcurrir. Así, ha viajado especialmente para poder ver en persona cómo eran los sitios en los que habían vivido sus personajes.

El escritor nacido en Río Cuarto, Córdoba, primero fue músico, luego se volcó a neurocirugía y, finalmente, al psicoanálisis. Pero, en paralelo, siempre se dedicó a la literatura, por la que abandonó todas sus profesiones anteriores.

Aguinis dedicó su obra a diferentes géneros de ficción como el de la biografía, la novela histórica y los cuentos. Entre sus principales títulos se encuentran: “Refugiados: crónica de un palestino”, “La cruz invertida”, “La conspiración de los idiotas”, “La gesta del marrano”, “La matriz del infierno”, “Asalto al paraíso” y “La novela de mi vida”.

Entre sus libros de ensayos se destacan “Carta esperanzada a un General: puente sobre el abismo”, “Un país de novela: Viaje hacia la mentalidad de los argentinos”, “Elogio de la culpa”, “Diálogos sobre la Argentina y el fin del Milenio”, junto a monseñor Justo Laguna) y “El atroz encanto de ser argentinos”.

Aguinis, recibió el Premio Planeta, Fernando Jeno, Benemérito de la Cultura de la Academia de Artes y Ciencias de la Comunicación, Nacional de Sociología, Swami Pranavananda, Lobo de Mar, Nacional de Literatura, Esteban Echeverría, Juan Bautista Alberdi, la Faja de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores y la Plaqueta de plata anual de la Agencia EFE.

A su vez, fue designado Caballero de las Letras y las Artes en Francia y le otorgaron el título de Doctor Honoris Causa la Tel Aviv University, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la de San Luis. En 1995, la Sociedad Argentina de Escritores le confirió el Gran Premio de Honor por la totalidad de su obra.

Para revivir la entrevista que le realizó Hernán Dobry al escritor Marcos Aguinis en el programa “Voces y memorias”, que se emite por Fm Jai 96.3 Mhz, el 26 de noviembre de 2017, haga clic en el banner.