Hernán Dobry

Historias y noticias

Radio

25 diciembre, 2020

“Escribo porque me divierto y es mi única manera de entender el mundo”

“El sueño que tengo permanentemente es lograr que el público esté como si fueran niños mirando a un mago haciendo magia. El punto máximo deseable en esta profesión es cuando uno logra que una platea esté en la punta de la silla y con cara de bobos por lo que está ocurriendo en el escenario”, afirma el dramaturgo Javier Daulte en “Voces y memorias” por Eco Medios AM 1220.
El autor y director teatral lo ha logrado en las decenas de obras no sólo que ha escrito, sino, también, en las que le ha tocado poner en escena tanto en su propia sala “Espacio Callejón” como en las de la calle Corrientes. En su concepción, el texto debe provocar un cambio en el público una vez que termina la función.
“Esa experiencia artística para un espectador ocurre cuando realmente sale cambiado del teatro. Eso no nos pasa todo el tiempo. Me ocurrió cuando vi algunas obras que me hicieron nacer la vocación. En ese momento, salí transformado por el teatro, pero no exactamente por el mensaje de la obra sino por el hecho teatral, por la conmoción de estar ante un hecho artístico – señala -. Cuando cuento una historia, intento ingresar en una aventura y que el espectador también lo haga. Un verdadero proceso creativo ocurre cuando después de ese proceso soy capaz de pensar cosas que antes no pensaba, que tienen que ver seguramente mucho con cuestiones”.
Por eso, trabaja cada uno de sus textos detalladamente buscando no sólo generar un impacto en el público a través de las palabras, las representaciones y la puesta en escena. En esa labor, los actores cumplen un rol esencial, al punto de que escribe cada obra pensando en quiénes serán los que la van a representar.
“No es tan fácil tener una idea y escribirla. Parto de ideas, pero no exactamente argumentales. Me interesan algunas filosófico-teatrales por ponerle un nombre. Son teatralidades que me imagino, eso es lo que me convoca y me provoca a escribir ciertos desafíos. ¿Es posible hacer esto en teatro? Como sé que lo voy a dirigir también, que voy a contar con la complicidad del director y de los actores, tardo muy poco en elegir – resalta -. Cuando estoy armando un proyecto y empecé a escribir, llamo el elenco y les propongo participar de la obra cuando aún no la terminé. Muy rápidamente estos personajes pasan a tener la cara de los actores, por lo que estoy contando con su universo emocional, que es lo que más me importa”.
A partir de allí, se desata un proceso creativo que queda fuera de su propio control, al punto de que lo tiene atrapado hasta que logra concluir con la obra. Luego, vendrán los tiempos de correcciones y modificaciones, pero para ese momento, la parte más difícil ya está terminada.
“Cuando me voy me voy a dormir, si no estoy pensando en los personajes que estoy creando y lo que está pasando en esa trama, no lo pasó bien. Esa es la actividad que más me alimenta: estar con mi cabeza entregada, mi imaginación al servicio de contar historias. Cuando ocurre, me siento como un pez en el agua – resalta -. Uno quiere llegar a ese punto final, para comprobar que esa obra, cuento, guión de cine, ya está terminada y puedo dársela a leer a alguna gente que me interesa para tener algún tipo de feedback. Al mismo tiempo, es un momento de separarse de un texto, de un material novedoso y no es fácil. La remanencia es muy importe, pero también lo es el saber poner ese punto final, si bien uno lo va a seguir corrigiendo un montón de tiempo. Saber soltar es muy importante. Eso trae el fin de algo que uno disfrutó, sobre todo cuando son los proyectos que uno se autoconvoca. Si uno empieza a tener una buena relación con esa escritura, la vuelve propia, se apropia mucho de esa historia, de esos personajes. También, hay un fuerte duelo allí, porque no es que terminé y mañana arrancó con otra cosa. No es tan así. No se puede”.
A pesar de que todo ese proceso pareciera resultarte, por momentos, tortuoso, el propio Daulte confiesa que disfruta de la escritura, al igual que lo hace de la lectura, de la que se considera un gran apasionado.
“Escribo porque me divierto y es mi única manera de entender el mundo. Me es muy placentero, me importa más el disfrute en el momento de escribir que escribir bien. Una escritura gozosa termina siendo una buena escritura. Me encanta leer y entender la realidad desde la perspectiva de la de la lectura y la escritura. Me es más fácil pensar las cosas a través de historias”, concluye.
Javier Daulte fue el fundador e integrante del ya disuelto grupo Caraja-ji, dicta cursos y seminarios de actuación y dramaturgia en distintas partes del mundo, además de ser el dueño del teatro Espacio Callejón.
Es asesor pedagógico de la Escuela de Interpretación Eólia en Barcelona, donde se implementa su método para actores bajo el nombre de Procedimiento Daulte.
Entre 2006 y 2009, fue Director Artístico de la Sala Villarroel de esa cuidad.
Para la televisión, escribió los guiones de “Fiscales”, “Para vestir santos”, “Tiempos compulsivos” y “Silencios de familia” y para teatro las obras “Valeria Radioactiva”, “Siniestra”, “Clarividentes”, “¿Cómo es posible que te quiera tanto?”, “La felicidad”, “Automáticos”, “Nunca estuviste tan adorable”, “¿Estás ahí?”, “4D Óptico”, “El vuelo del dragón”, “Bésame mucho”, “Criminal”, “La otra”, “Confesión: Carta de amor” y “Dos mujeres”
Además de sus propios textos, dirigió “Los vecinos de arriba”, “Novecento”, “¿Quién es el Sr. Schmitt?”, “Amadeus”, “Macbeth”, “Una relación pornográfica”, “Filosofía de vida”, “Mineros”, “Un dios salvaje”, entre otras.
A lo largo de su carrera fue galardonado con el Konex de Platino al mejor director de teatro de la década 2001-2010, el Konex – Diploma al Mérito en la disciplina Teatro: Quinquenio 1999 – 2003 y el ACE de Oro.
Para revivir la entrevista que le realizó Hernán Dobry al dramaturgo y director de teatro, Javier Daulte, en su programa “Voces y memorias”, que se emite por Eco Medios AM 1220 los martes a las 20, hacer clic en los banners.


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *