Hernán Dobry

Historias y noticias

Radio

2 agosto, 2019

“Gracias a Badía, soy el Emanuel actual”

“Con los alumnos, mi padre bajaba del pedestal, pero con nosotros no: tenía una exigencia que por ahí ayudaba pero, a veces, queríamos más encuentro y era difícil lograr eso, y lo sentía como una exigencia”, afirma el mago Emanuel en el programa “Voces y memorias” que se emite por Eco Medios AM 1220.
Hijo del director Carlos Gandolfo y la actriz Dora Baret, se crió entre bambalinas de teatro y televisión, aunque sus padres nunca lo incentivaron ni desalentaron para seguir la misma carrera que ellos habían adoptado, porque “sabían que era un mundo difícil”.
“Mi padre tenía una personalidad muy fuerte y la ponía con nosotros y no con los alumnos, eso era lo que le reprochaba con mi madre. Tal vez eso me generó ser más exigente conmigo y me sirvió, pero no lo genero con mi hija porque no la pasaba muy bien en esos momentos – recuerda -. Tal vez, esa era su forma de enseñarme cómo se podían hacer las cosas. Después, me enteraba por sus alumnos que ponía mi trabajo, mis ensayos de ejemplo en sus clases, pero no me lo decía a mí. Así, veía que las cosas las estaba haciendo bien”.
Si bien empezó a estudiar arquitectura para ser escenógrafo, pronto descubrió que su pasión era la magia y abandonó todo y comenzó a perfeccionarse haciendo cursos de teatro, zapateo americano y expresión corporal. La palabra de sus padres también estuvo presente para corregir ciertos aspectos del manejo del escenario.
“Cuando veía un espectáculo, siempre era muy crítico, pero bien. No me decía nada de la parte de la magia, porque no la sabía, pero me explicaba: “De eso no te puedo decir, porque no sé cómo se hace y no me interesa saberlo, pero si veo lo que estás transmitiendo, lo que querés hacer, decir, que te pusiste allá, veo tu físico, tu cuerpo”. Mis padres siempre opinaron y había que escucharlos, porque era así”, resalta.
Si bien siempre lo incentivaron para que hiciera la carrera que le gustara, en un comienzo se preocuparon cuando decidió dejar los estudios de arquitectura para dedicarse a la magia, porque sabían que iba a ser un camino difícil de transitar.
“Me apoyaron en todo, pero se preocuparon porque sabían que ser actor era muy difícil y ser mago peor. En esa época, los magos sólo atinábamos a hacer fiestas infantiles, ya que no había un mercado de showbusiness muy grande en nuestro país – resalta -. Mis padres vieron todo el tiempo que le dedicaba a esto y cuánto ensayaba y que estudiaba teatro, zapateo americano, expresión corporal, para formar este personaje, y que era mi vocación y dijeron: ‘Si él es feliz haciendo eso lo encontrará por ese camino”’.
Si bien sus primeros pasos los dio gracias a los amigos de sus padres, ya que la primera fiesta que animó fue un cumpleaños de Cristina Banegas, en el que estaban Alfredo Alcón, Hugo Midón, Norberto Díaz, luego pudo hacerse su camino y hacerse famoso gracias a Juan Alberto Badía, quien le dio un espacio en su programa “Badía y Compañía”.
“Mi apellido sin dudas ayudó y me perjudico al principio. No quería ser el hijo de, era una pelea personal que tenía. Mi padre me decía: ‘Si vos podés evitar tomar caminos que nosotros tuvimos que hacer gracias a que nosotros llegamos y estábamos en el ambiente ¿por qué no lo hacés?’. El ejemplo era muy simple, no es lo mismo querer ser dentista con padres abogados que serlo con padres dentistas – concluye -. El que me abrió las puertas fue Badía que siempre fue tan generoso. Él quería que estuviera en su programa y me generó todo un movimiento distinto. Gracias a Badía soy el Emanuel actual, porque me hizo conocido y que la gente me viera diferente y poder cambiar el tipo de espectáculo que venía haciendo”.
Emanuel inició sus estudios de magia a los 14 años en la escuela de Fu-Manchú. Al terminar el colegio viajó a Brasil donde ganó el primer premio en la categoría de Prestidigitación. Luego, obtuvo el mismo galardón en el congreso de FLASOMA en Buenos Aires y fue invitado a ser parte del Centro Mágico Platense.
Entre los principales espectáculos que protagonizó y participó se encuentran “El mágico mundo de Emanuel”, “Viva la revista en el Maipo”, “Emanuel radioactivo”, “Emanuel vértigo”, “Emanuel desenmascarado”, “Emanuel multiplicado”, “Emanuel rompecabezas”, “Stand up magic”, y “Fátima es mágica”, en el teatro Astral.
Para revivir la entrevista que le realizó Hernán Dobry al mago Emanuel en su programa “Voces y memorias”, que se emite por Eco Medios AM 1220 los martes a las 20, hacer clic en el banner.

Una respuesta a ““Gracias a Badía, soy el Emanuel actual””

  1. […] Podes escuchar la nota completa haciendo click en el siguiente link: http://hernandobry.com/gracias-a-badia-soy-el-emanuel-actual/ […]

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *