Hernán Dobry

Historias y noticias

Radio

16 mayo, 2021

“Hay que tocar para el bien de la música, no para la hinchada”

El bajo es un instrumento melódico-rítmico que sirve para ayudar a formar el esqueleto métrico de una canción, complementando al mismo tiempo la armonía entre la guitarra y el piano, en caso de que estos instrumentos estén presentes en una banda musical.
Tiene también la función de darle las notas principales a las personas que interpretan la canción o el instrumento, encargado de llevar la melodía principal. Es, de hecho, considerado como el instrumento de mayor relevancia en una banda musical, la columna vertebral que lleva el ritmo, la melodía y la armonía.
Hay armonía orquestal si el corazón de la orquesta o del grupo tiene un marcapasos que hace que el corazón funcione a ritmo, es decir, a tempo. Ese es el trabajo de los bajistas. Los bajos, esos portentos que marcan las notas graves con precisión de una tarea ímproba, para que sus compañeros instrumentistas no derrapen.
De ellos, depende que la intención de la obra musical llegue a buen puerto. Son los obreros musicales, los fogoneros de los ritmos y compases. Daniel Omar Correa Suárez, más conocido como Daniel Maza, es uno de esos bajistas de raza, purasangre del instrumento.

Mario Dobry (MD): Parafraseando al tango de Discépolo: “Cuando la suerte que grela, te largue parao”. En tu caso, no siempre es grela y te larga parado, ¿qué podrías decir de tu encuentro con el instrumento a través de tu historia?
Daniel Maza (DM): En el barrio, armamos un grupo y le pusimos “Stone Group” y hacíamos candombe y todos nos decían: “Déjense de joder tocando candombe con ese nombre”. Lo buscamos y era “Grupo Piedra”. Le pusimos así y les gustó más. Era un cuarteto, percusión y tres guitarras. Uno tenía que tocar el bajo y ninguno quería, así que hice un sorteo y perdí y empecé a tocarlo con las cuerdas de arriba de la guitarra eléctrica. Nos presentábamos en los bailes de la escuela, había un cura re piola en una iglesia evangelista que nos dejaba el lugar. Hacíamos unas fiestas bárbaras. En algún momento, me dijeron: “No podemos ser tres guitarristas, o te comprás un bajo o te echamos”. Hablé con mamá y me compró uno en 36 cuotas.

MD: Todavía lo están pagando.
DM: Sí, pero así arranqué, perdí un sorteo.

Hernán Dobry (HD): ¿Perdiste o ganaste?
DM:
Gané. Igualmente, hubiese tenido la misma pasión que tengo ahora. Lo que más me gusta es hacer música, componer, laburar, viajar, estar con amigos y a parte me pagan. Es lo más grande que hay.

MD: Es como los chicos armábamos los equipos de fútbol y había que sortear quién iba al arco. A los bajistas les pasaba lo mismo. Hoy estamos hablando de un instrumento importante de las orquestas.
DM:
Hay quienes lo son solistas. Pastorius nos dejó mucho de eso.

MD: Hay una serie de videos en los que vos enseñás el manejo del bajo, me resultó interesante la digitación, no trabajás con un dedo, explicás cómo apoyás el pulgar, ¿podés explicarnos un poco algo del bajo para que la gente sepa algo de la técnica?
DM:
La única regla que tiene el bajo es que no hay ninguna regla, eso es lo primero que aclaro cuando alguien viene a tomar clases a casa. No hay reglas. Cada uno tiene que tocar de la forma que le sea más fácil y natural, sin que esté forzando la mano izquierda o derecha. Particularmente, lo que vos mencionás es la técnica del slap, tocar con el pulgar. Hay mucha gente que toca con el hueso, yo no porque no tengo control de la cuerda que toco, no puedo elegir. Entonces, aprendí a tocar con el costado de la yema. Trabajo así, sin hacer rebotar el dedo, solo tocando la cuerda de abajo, hace esto. Necesito tocar con el pulgar arriba, pero también con la parte de abajo. Si preciso estirar hay cosas que no puedo hacer. Después, la técnica es estudiar mucho y tocar lo que a uno más fácil le salga. No hay que olvidar que el bajo es instrumento que hace la base y acompaña, hay bajistas metedores y no dejan espacio. Una de las bases que tiene que encontrar un bajista es que el bajo tiene que ser el cimiento de todo. Esa es la primera enmienda. Es un instrumento que hace base y acompaña, después, ya empieza el virtuosismo y la macana. Lo que siempre trato de decir es que hay que tocar para el bien de la música, no para la hinchada, sino para la música.

Si querés ver o escuchar la entrevista completa que le realizaron Hernán y Mario Dobry al bajista Daniel Maza en su programa “Letras y corcheas”, que se emite por Eco Medios AM 1220 los jueves a las 22, hacé clic en los banners.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *