Hernán Dobry

Historias y noticias

Radio

5 julio, 2021

“Hay que tratar de no preocuparse mucho y seguir el destino”

¿Dónde está Dios? El hombre se pregunta y en su soberbia eleva su voz por encima de otras voces y otros gestos y se eterniza en el aire de las cosas y en el silencio de los después indefinidos. “¿Dónde está Dios?”, clama y, su voz hecha canto nupcial, lírica embelesada, irrumpe en los huecos del espacio hasta tocar el infinito oído del que todo sabe y escucha.
“Dios eres tú, hijo mío”, le responde con la sutileza de un susurro: “Tú eres mi cantor, mi mensajero. En ti, he puesto todos los colores de la voz y las emociones del canto. A ti te he otorgado el don del arte de cantar para que lo esparzas, sus frutos, el de tus hermanos”. Así fue dicho y escrito.
El tenor Darío Volonté es uno de estos mensajeros del Señor de los cielos, que el fulgor y la historia patria le ha legado a la Argentina.

Mario Dobry (MD): ¿Cuánto te representa esto?
Darío Volonté (DV):
Esa es una pregunta que me hago hace muchos años y, tal vez, desde que tengo uso de conciencia. Atrás de una máscara de una voz y de una expresión y de un arte, es tratar de expresar eso: dónde está Dios, dónde encontrarlo, buscarlo y, sobre todo, en estos momentos donde cobra tanto significado, en medio de la situación actual que se vive en el mundo. Justamente, es lo que a uno lo ha movido durante tanto tiempo y lo que me mueve cotidianamente. Tal vez Dios está en todo, en cada cosa y en cada expresión. Por eso, cuando uno realmente se da cuenta, lo que dicen los místicos o los maestros espirituales de todas las épocas, religiones y credos. Muchos de ellos no han tenido contacto entre sí por situación geográfica y espacio-temporal y cuentan con una coincidencia en que cuando medianamente uno empieza a ver la magnificencia de la creación, de todo lo que hay detrás de cada cosa, que se expresa en la naturaleza y en la vida misma, esa cosa que se puede llamar dioses, energía que se le llama la energía universal. Los budistas le llaman “el braman”, los taoístas justamente “el tao”, “el todo” le dicen los del kybalion o los ocultistas o los esotéricos, Dios, jehová. Cada expresión es lo que está detrás de todo lo que estamos viendo, de todo lo que nuestra humilde y simple visión en este plano puede llegar a ver. Se dice que cuando uno empieza a quedarse sin palabras para definir a Dios es como cuando uno empieza a sentirlo más. Justamente, lo que otros llaman la verdad, lo que está atrás de todas las cosas, eso es lo que uno trata de buscar y de sentir. Eso me ha movido mucho toda la vida y por eso he leído y sigo leyendo e inspirándome de todo. Las escrituras del Corán, de la Torá, la biblia, el taoísmo, el budismo, el budismo zen, que es todavía más absoluto y fuerte, hablan y sintetizan en lo mismo: la búsqueda de Dios, de la esencia y cuando uno encuentra esa esencia halla lo mejor para hacer cotidianamente. Dios está en cada momento, en cada cosa cotidiana. Cristo lo decía: “no te preocupes qué comer o cómo cubrirte, mirá a los pájaros y los lirios que están en el campo, ni se preocupan”. El budismo zen es todavía más absoluto porque para ellos no existe ni pasado, ni futuro, ni el presente, la vida o Dios se expresa en el momento a momento, en el instante que desaparece, vuelve a aparecer. Uno trata de humildemente para su vida y para los que los rodean, buscar eso, sea a través del canto, de ir a comprar el pan, o de tomar su mate debajo de un árbol. Todo tiene una forma de significado enorme, lo que parece chiquito no lo es y una cosa importante como una entrevista, un concierto, un buen lugar donde cantar, todo en ese engaño del espacio temporal deja de ser grande o pequeño, todo es importante porque está Dios atrás de todo eso y hay en la divinidad atrás de todo eso.

MD: En forma general, la gente tiene diferentes actitudes. Están los que esperan una oportunidad para resolver una encrucijada de su vida y otros encuentran en cada encrucijada una oportunidad para resolverla. En tu caso, en tu experiencia de vida, ¿qué camino has tomado en uno u otro caso que son disímiles, aunque hay términos medios?
DV:
El camino que he tratado de tomar es hacer lo mejor que pueda e instintivamente lo que va más acorde con mi energía, con lo que siento en el momento. Por eso, mis primeras inquietudes empezaron en el catolicismo, en el cristianismo, después en la Iglesia Nueva Apostólica donde canté y tuve conciencia cantando en los sermones y en las liturgias desde que no tenía una voz. De ahí, me empecé a inquietar en el buen sentido de la palabra, el contar con una conciencia de que uno tiene una vocalidad que puede ser con la cual se gane la vida y expresar más allá de eso, con la inteligencia y el espíritu, lograr cierto nivel profesional dentro de la existencia en este plano, dentro de lo que es la vida cotidiana. A veces, las oportunidades se presentan y, generalmente, lo hacen. Con los años, uno se da cuenta, no en el momento. Por ejemplo: cuando uno es chico y toma conciencia de las cosas que hay que pagar, de lo que hay que ganar y obtener para vivir cotidianamente con cierta tranquilidad, de ganar el mango todos los días como me ha pasado a mí a los 8, 9 años. Eso lo tuve muy tempranamente. Después, esas cosas se incorporan y uno no se da cuenta, va trabajando y viviendo la situación de la guerra, de la posguerra, encarar una vida profesional dentro del canto, hacer 10.000 laburos y oficios y quedarme con este de cantar y, tampoco casarse con un canto escolástico o una carrera profesional ligada solamente a lo lírico sino muchas veces a abrirse a otros aspectos que van apareciendo en la vida. Entonces, las oportunidades son como dicen uno que se buscan y otros que se presentan de acuerdo a la energía que uno tiene. Cada historia de vida es una historia de lo que es toda la existencia y uno trata de ver que, en cada oportunidad y situación que se presenta, vivirla de la mejor manera posible y cuando hay un problema resolverlo de la manera más acorde con la propia energía. A veces, en el ámbito profesional y de la vida misma, he hecho cosas donde la gente o el exterior te decía: “no, esto se resuelve de tal manera, normalmente se tendría que hacer de esta forma” y no me salió muy positivo o creativo a la solución. Cuando lo he tratado de solucionar sintiendo adentro lo que tenía, hacia el afuera salía buena, por lo menos para mí en el ámbito profesional. Lo mismo me pasó en el debut de Aurora en el Teatro Colón, todos me decían “¿cómo vas a debutar en el Colón con una ópera argentina?”, con esto con otro y fue un exitazo y lo sentía cuando vi el texto, toda la gente que me quiere bien me decía: “agarrá otra ópera de cualquier autor de los clásicos de la ópera italiana” y les respondí: “no, me ofrecieron esta ópera de Panizza, Aurora, que es patriótica y habla de nuestra historia”. Siempre había fama de que las óperas argentinas no llevaban público y explotaron las entradas, se agotaron. Por mi historia de vida, hacer una conferencia de prensa para una ópera argentina era todavía más difícil y, mi representante puso un texto al cual le atribuyo mucho de inspiración, típico de un alma inspirada: “Veterano de Malvinas le canta a la bandera en el Teatro Colón”. El día que hicimos la conferencia de prensa había 70 medios y el día que canté la primera nota en el Teatro Colón, más allá de que ya tenía una carrera afuera de un año y pico de trabajo profesional, fue una explosión, perdí la cuenta, pero dice más o menos hice 70 entrevistas antes de cantar la primera nota. Si hubiera hecho caso a lo que me decía el afuera, que decía te conviene una italiana, una más clásica y no se hubiera generado todo eso, tampoco es que lo busqué. Salí a cantar a donde hubiera el laburo que era lo que a mí más me importaba: hacerme una carrera profesional y económicamente potable, estar sano día a día y cuidarme. Las demás cosas iban a venir. Volviendo a tu pregunta, cada oportunidad, crisis, situación difícil tal vez ayude dentro de ese cotidiano, dentro de ese momento a momento a tratar de lograr lo mejor que uno pueda para sí mismo y para todo el entorno.

MD: Te decía que casualmente Aurora, una obra argentina, que se editó en italiano y el autor de la letra es el mismo de “La Boheme”…
DV:
Claro, para unos y otros era como decir: “la oportunidad sería cantar lo que venía cantando”. Pero lo primero fue eso que sentía, la historia de un novicio que está dividido entre su amor a la patria, a Dios, a Aurora, el carnal, el espiritual, el patriótico y de lo que está pasando. A veces, las energías y los sentimientos que uno tiene adentro van atrayendo esas cosas. El primer patriarca del budismo zen decía: “hay que tratar de no preocuparse mucho y seguir el destino”. Eso sería sentir lo que uno siente profundamente y, de acuerdo a eso, ir atrás de eso. No conjurar el futuro con tanta imaginación, sino ir accionando según lo que uno siente. Lo que se presenta, aprovecharlo de la mejor manera posible.

Si querés ver o escuchar la entrevista completa que le realizaron Hernán y Mario Dobry al tenor Darío Volonté en su programa “Letras y corcheas”, que se emite por Eco Medios AM 1220 los jueves a las 22, hacé clic en los banners.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *