Hernán Dobry

Historias y noticias

Bibliocritico

9 marzo, 2014

Historias de espías para todos los gustos.

Las historias de agentes secretos y espías siempre resultan atractivas para el público por halo heroísmo que envuelve a sus protagonistas. El mejor ejemplo de esto es una de las sagas más exitosas que tiene el cine a nivel mundial: “James Bond, el agente 007”, quien a través de las décadas sigue moviendo multitudes con cada una de sus películas, a pesar de los cambios de actores que lo protagonizaron.

Esta característica se ve reflejada en el libro “Mossad: Las operaciones más importantes del servicio secreto israelí”, del historiador Michael Bar-Zohar y el periodista Nissim Mishal, ya que supieron darle esa cuota de acción, suspenso y misterio que suele tener este género literario, que comparte con el policial.

Existe todo un mito alrededor del Mossad y sus operaciones contra terroristas árabes, palestinos y ex jerarcas nazis lo llevaron a ser considerado uno de los servicios secretos más eficaces y temidos del mundo. Sin embargo, esto no siempre fue así. Muchas veces ha fallado en sus objetivos e, incluso, cometido errores imperdonables como fue el caso del marroquí al que asesinaron en Noruega tras confundirlo con uno de los responsables de la masacre de los atletas israelíes en los Juegos Olímpicos de Munich 1972.

Algunas de estas historias, las rescatan Bar-Zohar y Nissim Mishal como una forma de mostrar que el cine y la realidad son bien diferentes y que los protagonistas pagan con sus vidas sus fallas, como fue el caso de Elie Cohen, quien se había infiltrado en los más altos niveles del poder en Siria y fue colgado en la plaza central de Damasco cuando el gobierno de Hafez al-Assad descubrió que en lugar de un próspero empresario se trataba de un espía israelí.

Si bien el Mossad cuenta con un reconocimiento internacional, esto no siempre fue así, al punto de que la CIA, de los Estados Unidos, ni siquiera cooperaba con ellos, cuando más lo necesitaban, en los primero tiempos del Estado judío.

El renombre se lo ganó de casualidad: Un periodista polaco de origen judío encontró en la oficina de su amante (la secretaria del secretario general del Partido Comunista Polaco) una carpeta confidencial con un discurso del premier soviético Nikita Kruschev, que todos los países querían conseguir porque allí criticaba las prácticas del estalinismo. Se lo pidió prestado a su amada y lo llevó a la Embajada de Israel para que lo copiaran. En seguida, lo recibieron y enviaron el texto a Jerusalén y, días más tarde, se lo entregaron a la CIA. A partir de allí, la relación cambió para siempre.

Entre las historias que relatan Bar-Zohar y Nissim Mishal, se encuentran la captura de los jerarcas nazis Adolf Eichmann (puesta en duda por la periodista Gaby Weber) y Herbet Cukurs, la obtención de un cazabombardero MiG21, el bombardeo de las centrales atómicas de Irak, los constantes ataques contra los participantes del programa nuclear iraní y sus instalaciones, al igual que lo hicieron con las plantas de armamentos egipcios y los científicos nazis que colaboraban con ellos, y hasta cómo lograron encontrar a un niño secuestrado por su abuelo ultraortodoxo y enviado a los Estados Unidos, o el rescate de las jóvenes vírgenes sirias a las que sacaron rumbo a Israel, al igual que lo hicieron con decenas de miles de etíopes.

Para esto, los autores entrevistaron a buena parte de los protagonistas y accedieron a documentación y a una amplia bibliografía sobre la que basaron gran parte de sus relatos, lo que le da sustento y un fundamento a cada uno de ellos.

A lo largo del libro, se puede ver la influencia que tuvieron en el accionar del Mossad tanto los primeros ministros que comandaron el país desde 1948, sus diferentes directores y el rol de sus espías más destacados, como es el caso de Rafi Eitán.

Pero a la vez dejan en claro la puja de poderes que existe entre el poder político y militar las tareas que lleva delante la agencia, algo que saltó a la vista de todos cuando le advirtieron a la premier Golda Meir sobre el inminente ataque de Egipto y Siria en 1973 y nadie les creyó. Todo terminó en la guerra de Iom Kippur que provocó centenares de bajas en sus tropas y la destrucción de una importante parte de su arsenal bélico.

El libro sirve no sólo como una excelente forma de conocer el funcionamiento de uno de los principales servicios de inteligencia a nivel mundial sino, también, para analizar desde otra óptica la idiosincrasia de los diferentes gobiernos israelíes y la lucha por la supervivencia por la que debe atravesar el Estado judío desde su creación.

Título: “Mossad: Las operaciones más importantes del servicio secreto israelí”
Autor: Michael Bar-Zohar y Nissim Mishal
Género: Historia, periodismo
Editorial: Emecé
Páginas: 397

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *