Hernán Dobry

Historias y noticias

Radio

8 noviembre, 2021

“La música gitana tiene canciones dulces, para bailar, pero hablan de tragedias”

Hay obreras que crepitan y se perpetúan desde tiempos inmemorables, son aquellas que han sido alimentadas con la masacre de pueblos y que algunas comunidades y muchos estados han querido borrar del ciclo cultural y humano, a través del fuego y el exterminio de sus miembros.
También, están las obreras que aún hoy germinan en las sociedades más conspicuas, donde se acallan a sus minorías y se niegan a integrar aquellos a los cuales se les coteja como diferentes, en el mejor de los casos, y despreciables en lo corriente del habla.
Los pueblos judíos, gitanos, armenios, negros, amarillos, amerindios, o comunidades sexuales diversas entre otras no sólo lo saben, sino que lo han sufrido y sufren en carne propia. Aline Miklos, desde el rescoldo de esas hogueras, trae su fervor pasional y musical, elevando la voz del canto, la música y la historia de la nación gitana.

Mario Dobry (MD): Si te dijera “Samudaripen”, ¿qué me dirías al respecto?
Aline Miklos (AM):
“Samudaripen” es como los gitanos llaman lo que fue su holocausto durante la Segunda Guerra Mundial. Hay una canción en el disco que se llama así y fue hecha por una persona que estaba internada en un campo de concentración. Ella vio un pájaro negro y le pidió que le dijera a su familia que pese a todo lo que está pasando va a volver a abrazar a sus hijos. Es una historia muy poco contada y difundida. En agosto, conmemoramos el holocausto gitano. La noche del 2 de agosto la policía de Hitler, las SS, entró en Auschwitz. Allí, tenían un campo solo para personas gitanas y los exterminaron a todos los que estaban ahí, alrededor de 2.000.

Hernán Dobry (HD): ¿Sabés por qué es ese pájaro negro? La zona de Auschwitz, hasta el día de hoy la sobrevuelan cuervos. Por eso, no era raro que esa persona hubiera visto pájaros negros…
AM:
Ese dato no lo tenía y te lo agradezco mucho. Es lo único que ellos podrían ver en este momento.

HD- Es el símbolo de la muerte, porque el cuervo es ese pájaro de mal agüero.
AM:
Pero, también, en este caso, puede ser el símbolo de la esperanza, porque era el único pájaro que podría enviar este mensaje a la persona, a la familia en este caso.

MD: Tu música suena a catárquica ¿lo percibís así?
AM:
De hecho, es una catarsis, no solo el nombre del grupo que es “Pajaro Negro”. La matanza no solo de gitanos, de los judíos y de varias otras minorías étnicas o religiosas, no empezó con el nazismo y no terminó durante el nazismo. Acá, en la Argentina, pasó la AMIA. Hay innumerables matanzas al pueblo gitano en Europa del este, hasta los años ‘70 esterilizaban mujeres ahí, lo denunciamos y ganamos una causa contra la República Checa. Una de las personas que más me mostró sus archivos de música gitana, fue cuando vivía en Francia, se llama Daio, él era de Kosovo que fue totalmente destruida durante la Guerra de Separación, una familia en la que los más grandes estuvieron en campos de concentración y los del medio presos durante la guerra. La música gitana tiene, a veces, canciones dulces, para bailar, pero hablan de tragedias por atrás, como una que trata de una madre que tiene tres hijos y necesita darles de comer. Tus impresiones no están equivocadas, son muy ciertas.

Si querés ver o escuchar la entrevista completa que le realizaron Hernán y Mario Dobry a la cantante Aline Miklos en su programa “Letras y corcheas”, que se emite por Eco Medios AM 1220 los jueves a las 22, hacé clic en los banners.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *