Hernán Dobry

Historias y noticias

Radio

11 abril, 2022

“La música latinoamericana es como el alma de todo lo que hago”

El sonido como percepción terrenal y humana es cualidad innata de la atmósfera, lo que vulgarmente damos a llamar el aire. Esa suerte de vibraciones que emanan de las cosas y de los efectos que causa el movimiento y que señalan la presencia de algo o alguien, le ha sido cara a la existencia, que con diferentes artilugios las ha captado y utilizado en su beneficio.
El hombre auditivo ha incorporado el sonido, no sólo en su manifestación de seguridad y ubicuidad, sino en ese universo desconocido que son sus emociones más íntimas. Ellos les han dado valor emocional a los actos singulares del habla y del tránsito espacial de lo no visible.
Sofía Rei es una artista, que ha hecho de la fugacidad de lo sonoro parte del canto profundo de la voz expresiva, y de la infección dúctil de lo decible y diferenciable.

Mario Dobry (MD): A la hora de elegir tus canciones ¿cómo hacés para balancear el testimonio de la letra, con el sonido y la metáfora que tienen todos los sonidos en tus canciones?
Sofía Rei (SR):
Es una buena pregunta. En el caso de mis canciones, dependiendo de cuál, fue el origen. A veces, es la letra realmente la que impulsa los sonidos que la acompañan o qué terminan formando el cuerpo de la canción. Pero, muchas otras, es al revés, y no se hace conscientemente. Luego de que pasan a tomar existencia, que pasan a ser canciones, empezás a analizar: Ah, claro, tiene mucho sentido, elegí estos colores, estas armonías o este tipo de ritmo porque la emoción de la letra, el mensaje de la letra me llevó a estas elecciones. En mi caso, no es muy premeditado, pero, en algún lado, esa conexión siempre está, si le prestamos atención mucho a las letras, a las historias de las canciones. Para mí, la música estuvo siempre primero. Hago música desde que tengo cuatro años y lo primero que me llamó la atención fue la música más que la parte lírica, más allá de que, después, pasó a ser un interés mucho más grande para mí. Es interesante esa hermandad porque en otros ejemplos de música de distintos lugares, a veces no necesariamente es la conjugación obvia, pero muchas veces es perfecta. Como es el caso de la música brasilera, de pronto las letras de las zambas son super tristes y melancólicas, unas historias terribles, y la música es súper alegre, para bailar, y es perfecto e inseparable. Es como mecanismo para poder sobrellevar una vida dura, un momento difícil. Es una elección también consciente o inconsciente, pero que hace que esa hermandad entre la palabra y la música sea muy mucho más fuertes.

Hernán Dobry (HD): Al punto de generar de que a veces choque. La letra es tan triste y no podés estar bailando un samba así….
SR:
Se me murió mi tía, mi perro, todo es un desastre y están todos bailando.

HD: Algo que en el folclore argentino no pasa, tenés esas letras también profundas, pero la música lo acompaña…
SR:
Sí, completamente. En la Argentina, es menos bipolar, digamos.

MD: Hay una evolución tuya desde “Ojalá”, hasta “Umbral”. En el primero, hay más mensaje que colorido musical, que está presente en el otro, pasando por “Gavilán”, por ejemplo. ¿Cómo fue ese arduo camino de sonoridades que fuiste descubriendo dentro de vos?
SR:
Empieza todo con ser muy curiosa. Lo soy y de múltiples intereses. En esa forma de ser, de pronto, durante un montón de tiempo, me aboqué a estudiar música clásica, quería ser cantante lírica y me dediqué a la ópera. Estaba muy interesada en poder tener un manejo de la voz muy versátil, muy amplio y trabajé mucho en eso. Después, descubrí la música clásica contemporánea y el uso de lo que se llaman técnicas extendidas, sonidos y otro tipo de forma de usar la voz, que no tiene que ver necesariamente con la parte lírica. Después descubrí el jazz y eso sí fue un cambio muy grande para mí, por la posibilidad de improvisar y de usar la voz como instrumento. Me cambió muchísimo el microchip, fue lo que me hizo mudarme a los Estados Unidos hace años: quise indagar más y era como venir a la fuente de toda esa música. Estudiar con los maestros de jazz, con los grandes improvisadores. Eso me abrió muchas puertas musicales y, también, lógicamente, dentro de mi carrera, porque logré trabajar con muchos artistas que me enseñaron mucho. Cada paso por estos distintos estilos, el hecho de haber vivido en Boston, luego acá en Nueva York, ya hace más de quince años, con músicos de todo el mundo, haber recorrido Latinoamérica, viajando, tocando y participando en otros proyectos con artistas latinoamericanos. La música latinoamericana para mí es como el alma de todo lo que hago, sobre todo el folclore latinoamericano y en particular el sudamericano. Siento que ahí está el alma de la música, lo que más me habla y me llama a nivel emocional. Todo el aspecto rítmico de estos distintos estilos es maravilloso, pero también todo lo demás ya está incorporado: la música vocal experimental. Hice mucho trabajo de proyectos de música a cappella, mucho con la voz, improvisación dentro del jazz, música experimental. Ahora, hace cuatro años estoy trabajando como profesora en la Universidad de Nueva York, en un instituto que se llama el Clive Davis Institute, un lugar muy interesante en donde estudian arte, sobre el negocio de la música, tecnología y producción. La mayoría de mis alumnos tocan o producen pop, hip hop y r&b. Es un mundo muy distinto del que yo venía, pero qué no deja de ser fascinante. También, estoy escuchando otra música y se empieza a filtrar eso. En el caso de la música electrónica, me pareció que ese nuevo descubrimiento iba por el lado del sonido. La exploración en la música clásica tal vez tiene que ver más con la parte técnica, con lo estructural, con la tradición de la música clásica europea. Dentro del folklore, un poco lo contrario, pero toda la cuestión del ritmo y de instrumentos tradicionales, sonidos que me atrapan muchísimo y la parte esta que te decía, algo que te lleva a tu casa de una forma muy particular. En el caso de la exploración sobre la música electrónica, tiene que ver con la posibilidad de crear instrumentos que no existen, de crear sonidos. Eso es super interesante para mí, es un poco a lo que estoy apuntando ahora y lo que quisiera desarrollar más.

Si querés ver o escuchar la entrevista completa que le realizaron Hernán y Mario Dobry a la cantante Sofía Rei en su programa “Letras y corcheas”, que se emite por Eco Medios AM 1220 los jueves a las 22, hacé clic en los banners.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *