Hernán Dobry

Historias y noticias

Radio

2 noviembre, 2020

“La música siempre fue un lugar de sanaciones de salvación para poder seguir resistiendo”

Los Auténticos Decadentes sacaron un álbum hace unos años que titularon “Cualquiera puede cantar”. Sin embargo, son pocos los casos a los que realmente se los puede considerar cantantes. Marcelo Balsells es uno de ellos y lo ha demostrado a lo largo de los cincuenta años de carrera en la que ha formado parte Opus Cuatro, del Estudio Coral de Buenos Aires, o como solista.
En una entrevista exclusiva con el programa “Letras y corcheas”, que se emite por Eco Medios AM 1220 los jueves a las 22, explica cómo fue el proceso de grabación de su último trabajo, “En vuelo”, donde compartió dúos con Teresa Parodi, Franco Luciani, María Volonté, entre otros.

Mario Dobry: Formaste parte de un grupo como Opus Cuatro que nació en una época donde surgieron muchos otros grupos similares como Buenos Aires 8 o el Cuarteto Zupay, ¿cómo era esa época?
Marcelo Balsells (MB): Esos años fueron claves. Las universidades que tenían sus coros y dictaduras mediante que pasábamos antes en el medio y después, la música siempre fue un lugar de sanaciones de salvación para poder seguir resistiendo. A pesar de todo, seguimos adelante en esos años duros. Estuve treinta años de mi vida en Opus Cuatro, entre 1982 y 2012 y, antes, había estado cinco en el teatro Colón, así que si tengo una larga carrera. Estoy cumpliendo cincuenta años desde que empecé a cantar profesionalmente.

Hernán Dobry (HD): ¿Qué diferencia sentís entre tu carrera solista y los años que has formado parte o de grupos corales o del Estudio Coral de Buenos Aires?
MB: Siempre he tenido muchas actividades paralelas. Soy una persona muy hiperactiva, dirías algunos muy gánico y siempre estuve en varios proyectos simultáneos. Mientras estaba en el Colón, ejercía de mi carrera docente y hacía otros conciertos por otro lado. Mientras estaba en Opus Cuatro grabé un disco solista con Lito Vitale y tuve conciertos en Nueva York y en España. Ahora, estoy haciendo mi carrera solista y cantando con Carlos López Puccio y su grupo, el Estudio Coral de Buenos Aires y estaba haciendo un espectáculo sobre Mario Benedetti hasta que vino la cuarentena. Siempre tengo dos o tres actividades simultáneas. En la época de Opus Cuatro tuve años de una exigencia intensísima, porque vivíamos de gira: hicimos 28 por Europa y como 20 por los Estados Unidos y Latinoamérica. Todo el tiempo bajaba y subía de los aviones y estaba muy poco en mi casa. Después, se fue aplacando un poco y, por razones personales, tuve que dejar. A los pocos meses, me convocan para dirigir la Casa Argentina en la Ciudad Universitaria de París y, ahí, me fui a vivir cuatro años a Francia, donde prácticamente dejé de cantar porque estaba muy abocado a mi tarea. Solamente cantaba cuando venía algún artista que estaba en gira y me invitaba a hacerlo fuera de la casa, porque allí casi no cantaba, pero lo hacía en la Unesco, en la Maison de l’Amerique Latine. Con Teresa Parodi, fuimos a cantar a Bruselas, cosas así pasaban. Estuve casi cuatro años sin cantar. Cuando volví a la Argentina en 2016, me llamó López Puccio para entrar el Estudio Coral y me empezaron a llamar muchos compañeros músicos, para Leo Sujatovich, Esteban Morgado, Lito Vitale para participar de un concierto o de otro y, casi sin darme cuenta, retomé la carrera. De pronto, me llama Popi Spatocco para hacer un concierto como invitado con la Orquesta Sinfónica Nacional de Ecuador y, ahí, retomé el vínculo con él, que fue el director musical y arreglador de Mercedes Sosa durante 30 años. Ahí, me di cuenta de que quería grabar un disco, que venía pensándolo desde París y dije es con Popi que lo tengo que hacer. Así que empezamos a trabajar juntos en la idea de este disco que se llama En vuelo, que lo íbamos a presentar en mayo en el Centro Cultural Kirchner en la sala Argentina y quedó postergado, como tantas cosas. Hay muchos sueños que está en stand by, pero que se van a cumplir, soy muy optimista. El disco me dio muchas satisfacciones porque estoy nominado a los premios Gardel y he tenido por ahora excelentes críticas. Lástima que no lo he podido presentar presencialmente, pero son los avatares del siglo en el mundo entero. Si hubiera vivido en París o en Madrid tampoco hubiera sido posible, porque en este momento le está pasando lo mismo a muchos amigos míos, de tantos viajes, porque he vivido dos años en España también y tengo amigos por todo el mundo y muchos artistas, actores, músicos. Todo el mundo está cancelando las filmaciones, los conciertos porque allá la pandemia está teniendo un rebrote como en los casos que tenemos acá. Lamentablemente, esto es así.

HD: ¿Cómo fue el proceso de gestación del disco, porque has elegido muchísimos compañeros de dúo para que te acompañen en cada uno de los de los temas? ¿Cómo fue la selección?
MB: Eso fue lo más difícil. Elegí tantos temas que quería hacer y a los compañeros con los que quería cantar que te imaginás después de cincuenta años de carrera conozco a todos. Con todos los compañeros he hecho cosas, con cantidades de artistas. Lo que pasa que al elegir el repertorio el tema me sonaba con determinada persona. Cuando elegimos hacer “Oblivion”, de Astor Piazzolla dije, en vez de un bandoneón yo quiero una armónica y ¿a quién llamo? A Franco Luciani. Hice “Pedro Canoero” y elegí a Teresa Parodi porque ya la había cantado con ella. La conozco de antes de que fuera consagración en Cosquín, cuando recién llegó a Buenos Aires con sus cinco hijos que venía a empezar su carrera. Nos unía una historia de amor y de amistad. Era con ella. Después, este cuando elegí “La ciudad de la furia”, de Gustavo Ceratti, a mi compañero Marcó se le ocurrió a él hacerlo con María Volonté. Después de que lo escuchás decís: con ninguna otra persona podría haber hecho mejor esta “Ciudad de la furia” que con María. Le dio un vuelo, una calidez, un color de voz que me encantó. Después, canté un tango muy hermoso que Piazzolla y Eladia Blázquez le escribieron directamente actor Héctor Alterio, que es mi amigo del alma, que el año pasado pude estar celebrando con él sus 90 años. El 21 de septiembre Héctor cumplió 91 y yo estuve en sus 90. Este tango lo grabé porque quería llevar el disco de regalo y cantarle este tango que es “Siempre se vuelve Buenos Aires”, que se lo escribieron para la película “Volver” que hizo él con Graciela Dufau. Después, hice una canción muy hermosa de Pedro Guerra que él la canta con Cesárea Évora y elegí para cantarla, hablando de Buenos Aires 8, a Magdalena León, que era una de las integrantes de Buenos Aires 8. Con ella, me une una la larga historia musical. Después, los otros temas que quedan los hice con el trío de Popi Spatocco, que son la milonga “Los hermanos”, de Atahualpa Yupanqui y “Al otro lado del río”, de Jorge Drexler, que ellos crearon los climas. El disco tiene un cuarteto de cuerdas y los arreglos de Popi y los músicos que intervienen me llenan de regocijo. Este disco se hizo todo en dos días, en largas jornadas de 9 a 21, 12 horas cada día. Además de estar grabado para escucharlo, se hizo una filmación y, entonces, quedó como saldo un hermosísimo backstage y cuatro videoclips que los dirigió Rodrigo Vila, un director del cine al que admiro mucho. Lo conocí también en París porque él estaba filmando un documental que sale por el Canal Encuentro que se llama “dieciséis calles de Cartes”, que es la historia de una familia francesa que fue albergando a todos los artistas argentinos que íbamos a París y porque había hecho la película “Mercedes Sosa la voz de Latinoamérica” y una de Piazzolla. Después, lo llamé para que haga el documental de la Casa Argentina que, también, salió por Canal Encuentro. Así que también era un número puesto, que quería hacerlo con Rodrigo Vila, lo que no sabía era si iba a aceptar la propuesta, porque estaba filmando en los Estados Unidos una película. Me dijo que sí, así que estoy muy orgulloso del equipo con el que armé tanto en la parte musical como la parte visual.

Si querés ver o escuchar la entrevista completa que le realizaron Hernán y Mario Dobry al cantante Marcelo Balsells en su programa “Letras y corcheas”, que se emite por Eco Medios AM 1220 los jueves a las 22, hacé clic en los banners.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *