Hernán Dobry

Historias y noticias

Radio

27 septiembre, 2019

“La vida sin música hubiera sido un error”

“Me gusta vivir lo que canto, por esto trabajo mucho el cuerpo, las articulaciones y la boca”, afirma la cantante María Rosa Yorio en el programa “Voces y memorias” por Eco Medios AM 1220.
La autora de “Haciendo el amor en la cocina” destaca que suele mezclar en sus interpretaciones lo aprendido en las clases de teatro, que tomaba cuando aún soñaba con ser actriz y recién había conocido a Charly García y Nito Mestre.
“Es muy lindo cantar, hay una cuestión que es como que sale un aliento sensible por la boca. Una de las técnicas que uso es que realmente la persona saque la voz por la boca porque si no aparecen esas nasalizaciones”, destaca.
Desde su infancia, Yorio siempre estuvo vinculada con las artes, en especial con la música y la literatura, ya que en su casa había una “muy buena biblioteca” y su padre amaba escuchar discos en el living.
“Como dice Nietzsche, la vida sin música hubiera sido un error, ¿te imaginas qué cosa más loca? Por eso creo en Dios, que puso todas las cosas hermosas, nuestras posibilidades al alcance de la mano para que podamos ser felices – resalta -. Ponés música y aparecen cosas, te relajás, te vitalizás, soñás. Incluso una canción triste te acompaña porque decís: Si este artista también estuvo triste por estas cosas mi tristeza es un poco menor”.
Su vida tuvo un antes y un después de que su padre compró el primer disco de Almendra y lo hizo sonar en su casa. Yorio recuerda hasta el día de hoy el impacto que le provocó escuchar esa música nueva a la que no estaba acostumbrada.
“Fue una gran revelación. Era algo completamente nuevo, muy nuestro y con una música muy bonita, muy bien cantada – señala -. En ese disco, estaban ‘Muchacha ojos de papel’, ‘Plegaria para un niño dormido’, ‘Figuración’ que es un tema que canto en la actualidad y me encanta. Era una poesía interesante, urbana, nuestra, uno se podía identificar, no era como los Beatles o Bob Dylan”.
Si bien sus padres la incitaron desde chica a que se acercara al mundo del arte, ya que la enviaron a estudiar al Colegio Nacional de Danzas y al Coro Nacional de Niños, mostraron reparos cuando decidió dedicarse a actuar y a la música.
“Cuando empiezo a hacer shows y estoy rodeado de gente, no solo de Charly y Nito, mis padres tuvieron como una negación, hubo algo como diciendo una ninguneada de parte de mi familia – destaca – Ellos pensaban que el arte era solamente para ser leído y escuchado en casa. No imaginaban que yo era la que iba a llevar eso y hacerlo público”.
Si bien dedicó su vida a la música y, luego a la pintura, cuando era chica sus sueños eran ser artista pero más orientada hacia la literatura y la actuación que a las canciones y los recitales de bandas de rock.
“Soñaba con ser escritora. Al final pude escribir y hacer stand up. Tuve la suerte de tener una educación bastante rica en los años 60’ y 70’. Estábamos en una bisagra cultural, para una niña, la educación era bastante densa, negativa, iba a un colegio solo de mujeres. – concluye – Una vez cuando iba al cine, mi hermano me llevaba bastante al Cosmos a ver películas rusas, checoslovacas, estaban horrorizados. Siempre estaba esa cultura jorobada. Eso me dejó una cierta inestabilidad. Cuando entré en la adolescencia, me costó insertarme en el mundo”.
Yorio formó parte de las bandas Por Sui Gieco y Los Desconocidos de Siempre y, luego, se dedicó a su carrera solista. Entre sus temas más famosos, se encuentran “Entra, seas bienvenido a casa”, “Fanny está sola”, “Haciendo el amor en la cocina”.
Como actriz, formó parte del elenco de la película “Nazareno Cruz y el lobo”. En 2006, hizo una participación especial en televisión en el programa “El Refugio”, donde interpretaba a una excéntrica anfitriona de un bar de músicos.
Este año publicó su autobiografía “Asesíname: Rock y feminismo en los años’70”. Entre sus discos se encuentran “Por Sui Gieco”, junto a Charly García, Nito Mestre, Raúl Porchetto y León Gieco.
Con Nito Mestre y Los Desconocidos de Siempre, grabó “Nito Mestre y Los Desconocidos de Siempre 1 y 2” y “Salta sobre las nubes” y como solista editó “Con los ojos cerrados”, “Mandando todo a Singapur”, “El disco de los chicos enamorados”, “Por la vida”, “Puertos”, “Rodillas” y “Asesina serial”.
Para revivir la entrevista que le realizó Hernán Dobry a la cantante María Rosa Yorio en su programa “Voces y memorias”, que se emite por Eco Medios AM 1220 los martes a las 20, hacer clic en los banners.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *