Hernán Dobry

Historias y noticias

3 mayo, 2018

“Los escritores se sienten como frustrados ante la adaptación cinematográfica, pero es una cuestión de narcisismo”

“Escribir el guión en conjunto de la película ‘El Ángel’ fue una prueba de fuego, a ver si era capaz de salir de la actitud solitaria y trabajar con otras personas”, afirma el escritor Sergio Olguín en el programa “Voces y memorias”, conducido por el periodista Hernán Dobry en Eco Medios AM 1220 Mhz.
Al autor de la trilogía de Verónica Rosenthal señala que trabajar en un texto para ser llevado al cine o una serie es una experiencia muy diferente a hacerlo para una novela y que se trata de todo un “desafío para un escritor”.
“Los guiones te permiten desarrollar unas historias desde una perspectiva distinta a la de una novela. Es como un desafío distinto – explica -. En una novela siempre contás con la posibilidad de poner en el pensamiento del personaje muchas situaciones y conocimiento del lector, que en un guión no podés hacerlo”.
A su vez, el texto del “El Ángel”, que narra la historia del asesino serial Carlos Robledo Puch, es su primera experiencia en la que debe trabajar no sólo en sociedad con otro autor sino también por encargo, algo a lo que hasta entonces no estaba acostumbrado.
“Las novelas las escribí porque tenía ganas y una historia en mi cabeza que tenía dando vueltas. En cambio, los guiones son proyectos que vienen de afuera – explica -. El trabajo es relativamente distinto porque estás en equipo y sabés que por más de que hagas un guión que no sea perfecto, igual tiene que pasar por la mano del director y los editores”.
Este es otro aprendizaje que fue asimilando durante la marcha y que había comenzado cuando transformaron en serie la primera parte de la trilogía de Verónica Rosenthal, “La fragilidad de los cuerpos”, donde tanto el director como los guionistas agregaron y modificaron parte de la trama original.
“La obra no es del guionista. Hay que tener cierto sentido de la humildad y darse cuenta de que a diferencia de la novela donde uno es responsable de todo lo que se escribe, en una película o en una serie, sos parte del equipo de trabajo – señala -. En general, me parece que los escritores se sienten como frustrados ante la adaptación cinematográfica, pero es una cuestión de narcisismo”.
Por eso, destaca que los autores de novelas deben tener en cuenta que una obra literaria, una ficción, “no puede ser llevada al cine si se la respeta demasiado porque queda es horrible”.
“La fragilidad de los cuerpos fue un producto que toma lo más esencial de la novela y a su vez incorpora muchas cosas que a mí no se me habían ocurrido, que tienen que ver con el lenguaje audiovisual”, explica.
Además de “El Ángel”, Olguín está trabajando también en sociedad en el guión de la adaptación de su último libro “1982”, para el que se armó una especie de trabajo en equipo con los productores. “Es un proyecto más personal, es menos industrial”, concluye.
Sergio Olguín, fue periodista, comenzó su carrera en la revista “Familia Cristiana”, fundó la publicación “V de Vian” y fue jefe de redacción de “La mujer de mi vida”, además editor del diario “Crítica” y de haber colaborado con “Página/12”.
Es autor de las novelas “Las griegas”, “Lanús”, “Filo”, “El equipo de los sueños”, “Springield”, “Oscura monótona sangre”, “Cómo cocina un plato volador”, “La Fragilidad de los cuerpos”, “Las extranjeras”, “No hay amores felices”, y “1982”
Olguín fue galardonado con los premios “White Ravens”, “Tusquets” y con el “Konex al mérito”, como uno de los cinco mejores novelistas del período 2011-2013.
Para revivir la entrevista que le realizó Hernán Dobry al escritor Sergio Olguín en su programa “Voces y memorias”, que se emite por Eco Medios AM 1220 Mhz los martes a las 20, hacer clic en el banner.