Hernán Dobry

Historias y noticias

Prensa

30 enero, 2018

Malvinas: ¿Quién era el enemigo el oficial o los ingleses?

El antisemitismo que vivió buena parte de los soldados judíos durante la guerra de Malvinas es algo que resulta incomprensible ya que se dio en medio de los combates contra los ingleses, cuando ellos se encontraban en el frente de batalla defendiendo a la patria, a las que sus propios superiores los acusaban de no pertenecer por tener una religión diferente a la de ellos.

“El tema del antisemitismo en Malvinas es algo inaudito, lo es en cualquier momento de la vida, pero que encima se dé en el medio de una guerra donde las dos personas están defendiendo la misma patria y tienen el mismo enemigo, es algo irracional”, afirma el periodista Hernán Dobry, autor del libro Los rabinos de Malvinas: La comunidad judía argentina, la guerra del Atlántico Sur y el antisemitismo en una entrevista con el programa Economía y mucho más, conducido por Daniel Muchnik, por FM Identidad 92.1 Mhz.

En tanto, sostiene que “la discriminación iba desde lo más leve que puede resultar tomar a una persona extranjera por su condición religiosa cuando esa misma persona tiene un fusil en la mano para defender a quien lo está agrediendo hasta las torturas físicas o la discriminación de quien le decía a uno de los soldados que iba a llevar criollos a Malvinas y no judíos”.

Sin embargo, a muchos de estos soldados que fueron discriminados durante la guerra no les sorprendió lo que les ocurría ya que era algo a lo que ya estaban acostumbrados desde los tiempos en los que habían hecho el Servicio Militar y los sometían a humillaciones similares.

“Ese sentimiento antisemita no es propio de Malvinas sino que lo venían arrastrando desde el Servicio Militar, sólo que sus superiores no se habían dado cuenta de que el ambiente había cambiado”, concluye.

Los rabinos de Malvinas: la comunidad judía argentina, la guerra del Atlántico Sur y el antisemitismo es el último libro de Dobry que la editorial Vergara acaba de publicar en la Argentina.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *