Hernán Dobry

Historias y noticias

Radio

27 noviembre, 2020

“Me hubiera gustado ser presidente, hubiese sido muy bueno para la Argentina”

“Todos hablan de los errores de Macri, Cristina y Néstor Kirchner, pero todo lo que pasó después de 2002 tuvo que ver con la desorganización que quedó en la economía después de todas las decisiones que se tomaron en ese año 2002”, afirma el ex ministro de Economía, Domingo Cavallo, en “Voces y memorias” por Eco Medios AM 1220.
Según el ex funcionario, las medidas que se adoptaron en el gobierno de Eduardo Duhalde fueron las que provocaron que el país volviera a vivir en un clima de inestabilidad inflacionaria que él había conseguido erradicar a través del Plan de Convertibilidad que rigió entre 1991 y 2001.
“Se volvió a reintroducir el problema más grave que siempre tuvo la economía argentina: la inflación, que hace inmanejable cualquier economía. No se pueden encontrar soluciones a ninguno de los problemas, ni pobreza, desocupación, crecimiento, ni objetivos en una economía que está infectada por la inflación. Lenin decía: si quieres destruir una nación destruye su moneda y eso es lo que lamentablemente ha pasado acá – destaca -. Estaba el afán del peronismo y el radicalismo de la provincia de Buenos Aires de vuelta al pasado, tanto en política como en economía y se dejaron engañar por los factores de poder, sobre todo por los que estaban fuertemente endeudados en dólares. Llevaron adelante una política realmente absurda, que son las que nos han metido en este lío en el cual estamos ahora en 2020”.
Su último paso por el ministerio de Economía, en 2001, fue el final de una carrera como funcionario público que se había iniciado treinta años antes en su Córdoba natal cuando ocupó los cargos de subsecretario de Desarrollo y vicepresidente del Banco de la provincia. A su vez, también sepultó para siempre su sueño de ser presidente.
“Me hubiera gustado ser Presidente, hubiese sido muy bueno para la Argentina, pero no me voy a lamentar porque no llegué a serlo. Ha sido mucha labor, hasta el año 2001. Desde 2002 en adelante, tuve que defenderme de todos los ataques y críticas – resalta -. Estoy contento con lo que pude lograr y, por supuesto, tuve muchos inconvenientes, pero sufrí persecuciones de la Justicia y todavía tengo embargados mis bienes en forma totalmente injusta. Todo lo que hice fue pensando en que era mi responsabilidad hacerlo. No me arrepiento de nada. Si pensara mi vida en función de lograr el objetivo de llegar a ser presidente, que normalmente es lo que se plantean como objetivo los políticos, podría decir: me arrepiento de haber tomado algunas decisiones que se transformaron en un obstáculo para conseguir ese objetivo, como fue participar en el gobierno de De la Rúa en 2001, pero esa era mi obligación frente a la crisis que vivía el país, teniendo en cuenta que yo había sido el que había diseñado las reglas de juego que regían todavía en la economía argentina en ese momento”.
Por eso, se considera un político y economista retirado, y ni se le ocurre la idea de volver a la función pública. Sin embargo, se muestra dispuesto a darle consejos a todo aquel que se lo pida. Sus días en los Estados Unidos transcurren entre los trabajos de consultoría, la docencia y la escritura de libros sobre historia económica argentina.
“Puedo ser un buen consejero, pero para ser ministro primero hay que ser más joven que yo. No extraño la política. A todos nos gusta tener poder, es decir poder hacer cosas sobre todo si uno quiere trabajar por la solución de los problemas del país. El poder es algo que se debe conquistar a través de la acción política y cuando uno lo pierde, se tiene que dedicar a otra cosa. Estoy tratando de influir en cómo se estudia, cómo se enseña economía en particular en la Argentina, por eso es que últimamente me he dedicado a escribir libros – concluye -. Ahora, estoy más tranquilo porque ya no tengo tanta presión, ya no estoy involucrado en política ni en economía, solamente hablo de la historia y doy mi opinión, cuando me la piden sobre lo que está pasando. Los viejos podemos ser consejeros. Cuando me los piden, los doy, pero nunca divulgo si es que algún funcional un político o algún funcionario me llama”.
Domingo Cavallo se recibió con honores de contador público, en 1967, y de economista, en 1968, en la Universidad Nacional de Córdoba. Allí mismo, se doctoró en Economía y luego hizo lo propio en Harvard.
Fue profesor de Estadística, Econometría y Economía Argentina en la Universidad Nacional y en la Católica de Córdoba y encabezó durante décadas el Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL), el think tank de la Fundación Mediterránea.
Comenzó su carrera en la función pública como subsecretario de Desarrollo de Córdoba y vicepresidente del Banco Provincia de Córdoba (1971-1972). Luego, asumió como subsecretario del Ministerio del Interior, y fue nombrado presidente del Banco Central de la República Argentina en 1982 y ministro de Relaciones Exteriores (1989-1991).
En el recuerdo popular, queda su paso dos veces por el Ministerio de Economía: la primera en el gobierno de Carlos Menem (1991-1996) y la segunda en el de Fernando De la Rúa (2001).
En 1997, fundó su propio partido político, Acción por la República, por el que fue electo diputado nacional por la ciudad de Buenos Aires (1997-1999). Antes, había ocupado una banca por el peronismo cordobés (1987-1989).
Durante su carrera política, fue candidato a presidente en 1999 (obtuvo el tercer puesto con 10% de los votos), y luego a jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires en 2000 (alcanzó el segundo lugar con 33% de los sufragios).
Es miembro correspondiente de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas y del G30. Entre sus libros, se destacan “Volver a crecer”, “El desafío federal”, “Economía en tiempos de crisis”, “La Argentina que pudo ser: Los costos de la represión económica”, “El peso de la verdad”, “Pasión por crear”, “Estanflación”, “Camino a la Estabilidad” e “Historia Económica de la Argentina”.
Ha sido galardonado con el doctorado honoris causa por la Università di Bologna, la Universidad de París I Panthéon-Sorbonne, la Universidad de Turín, la Universidad Ben Gurion y la Universidad de Génova.
En 1992, fue elegido “Ministro de Finanzas del Año” por la revista Euromoney y “Hombre del Año” por LatinFinance.
Para revivir la entrevista que le realizó Hernán Dobry al ex ministro de Economía, Domingo Cavallo, en su programa “Voces y memorias”, que se emite por Eco Medios AM 1220 los martes a las 20, hacer clic en los banners.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *