Hernán Dobry

Historias y noticias

Radio

26 noviembre, 2021

“Me vinculé al radicalismo en los ‘70 por la distancia que tenía con la violencia”

La política se metió en la vida de Jesús Rodríguez mucho antes de que lo hiciera la economía, carrera que lo llevaría a ocupar efímeramente el Palacio de Hacienda, durante 44 días, en el final del gobierno de Raúl Alfonsín.
Los relatos de lo ocurrido en la Guerra Civil Española que escuchaba en su casa en boca de sus padres, que habían huido de las matanzas y la pobreza, lo llevaron involucrarse, primero en el Centro de Estudiantes del colegio Carlos Pellegrini y, más adelante, en la Unión Cívica Radical, del que sigue formando parte hasta la actualidad.

Hernán Dobry (HD): Después de tantos años de política, ¿cómo te sentís más cómodo cuando te presentan: economista o político?
Jesús Rodríguez (JR):
Dejé de ser economista el sigo pasado cuando dejé de estudiar y actualizarme. Tengo un título de licenciado en Economía, pero no me considero un economista.

HD: ¿Y por qué estudiaste esa carrera?
JR:
Mi elección estuvo signada por una idea implícita, la puedo racionalizar ahora, no necesariamente es lo que guiaba mis decisiones en aquel tiempo. A los 17 años, deseaba vivir en una sociedad mejor y esa fue la razón de fondo para estudiar la economía. Esa carrera tenía muy pocos alumnos en los ‘70 en la ciudad de Buenos Aires.

HD: ¿Con qué soñaba ese preadolescente que eligió la rama económica?
JR:
La elección del Carlos Pellegrini como colegio fue causa del azar. Era un buen alumno en el primario, había sido escolta y abanderado y un compañero, vecino del barrio en Boedo, cuyo padre era sindicalista del gremio petrolero, iba a ir al Pellegrini. Su madre le dijo a una amiga que ya que los dos éramos abanderados y escoltas teníamos que ir allí. Fui sin saber que era un colegio de elite y que pertenecía a la UBA. Tenía preocupación por las inquietudes políticas. Mis padres eran españoles, que se fueron de su tierra escapando de la pobreza extrema y las consecuencias de la guerra, con un pequeño hijo de tres años. Soy el primer argentino de mi familia. Fui un buen alumno y delegado de mi turno dentro de una organización independiente y organicé el centro de estudiantes. Nos dimos cuenta de que no podíamos resolver los problemas de la escuela sin una solución a los problemas de la Argentina. Entonces, nos incorporamos, siendo muy jóvenes, al radicalismo, con menos de 18 años y nos afiliamos apenas cumplimos la mayoría de edad.

HD: Eran años convulsionados, había ocurrido el Cordobazo y había mucha movilización social y popular. Pensaste que la cercanía a eso podía ser el peronismo, pero después terminaste yendo hacia el radicalismo. ¿Por qué?
JR:
Estábamos en quinto año y en 1972 se produce la masacre de Trelew y había una efervescencia muy grande en la ciudad de Buenos Aires y en el país. Iniciamos la necesidad de organizar el movimiento estudiantil y crear el centro de estudiantes. Fui elegido delegado de mi división y, después, de mi turno. Estábamos dentro de una organización independiente y nos dimos cuenta de que así no podía resolver los problemas de la Argentina y de la escuela, y miramos a la política. En el colegio, había de todas las variantes del marxismo, leninismo, trotskismo, maoísmo, partido comunista estalinista, chicos y chicas referenciados en el guevarismo y la juventud peronista y Montoneros. Nos acercamos al peronismo por esa idea de que la solución pasaba por los canales nacionales y populares, pero esa decisiva presencia de la violencia nos alejó. Un grupo tomamos distancia, nos habíamos incorporado a la vida política pensando que no podía venir de la mano de la violencia y la lucha armada. Éramos entonces una rareza en la militancia política, jóvenes vinculados al radicalismo por la distancia que teníamos con la violencia. La violencia era el hilo conductor de todas las acciones de todos los grupos políticos.

HD: ¿Qué te atrajo de la política en esa época?
JR:
Venía impregnado por las conversaciones en mi familia sobre la Guerra Civil Española. Quizás eso contribuyó a poner una distancia con la violencia y la lucha armada. Conocía de primera mano las consecuencias que eso tenía para una sociedad. Tenía una vocación política por transformar la sociedad en una más justa, libre e igualitaria. Nosotros creíamos en la democracia, era una palabra exótica y extraña para la época.

Para revivir la entrevista que le realizó Hernán Dobry al político Jesús Rodríguez en su programa “Voces y memorias”, que se emite por Eco Medios AM 1220 los martes a las 20, haga clic en los banners.

Una respuesta a ““Me vinculé al radicalismo en los ‘70 por la distancia que tenía con la violencia””

  1. Juan Carlos Giménez dice:

    Excelente nota. Un gran político.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *