Hernán Dobry

Historias y noticias

Radio

29 marzo, 2018

“No hay que tener miedo, porque te paraliza y los represores quieren que sientas miedo, que no seas nada”

“María Elena Walsh fue una mujer en la que supe mirarme, por su ética impresionante, frontal, a veces difícil, dura, que significó mucho para mí y lo sigue siendo, porque la tengo siempre en la mesita de luz, junto a toda su obra”, afirma la actriz Virginia Lago en el programa “Voces y memorias”, conducido por el periodista Hernán Dobry en Eco Medios AM 1220 Mhz.
Lago, quien mantuvo durante años una amistad con la escritora que se transformó por momentos en sociedad artística, se encuentra preparando un nuevo espectáculo teatral basado en su obra que se llamará “Cantar canciones para convivir”.
Se le ilumina la cara cuando la recuerda y viaja a través del tiempo con cada una de sus anécdotas, de lo bueno y lo malo que vivieron juntas. Para la actriz, Walsh sigue viva en sus recuerdos. “Es un ser que amé y amo, porque creo que la gente no se va. Es una de las personas a las que más quiero”, destaca.
Junto a Walsh, Lago realizó un programa en la televisión durante la última dictadura militar, luego de que le levantaran la prohibición, ya que se encontraba en una de las listas negras de artistas de los militares.
“Un amigo, Jorge Bellizi, me dijo si no quería hacer un programa juntos. Yo estaba embarazada e igual lo hice con María Elena. Iba a su casa a buscarle el micro que ella hacía, que era extraordinario que se llamaba ‘Nos vamos para arriba’ – señala -. Después, hubo alguien que también no le gustó lo que ella escribía y nos sacaron. Como suele ocurrir”.
Lago recuerda esa época con tristeza y destaca que decidió quedarse en la Argentina porque le “gusta estar acá”, en su lugar. “Fue durísimo, por tanta gente que desapareció, una barbarie, una cosa horrorosa”, afirma.
“No tendremos miedo nunca más, como decía María Elena en su adaptación que hizo de esa canción extraordinaria [“Venceremos”]. No hay que tener miedo, porque te paraliza y los represores quieren que sientas miedo, que no seas nada”, resalta.
Recientemente, Lago se puso en manos de su hija, Mariana Gióvine, quien la dirigió en la obra “La Panadera de la Poetas”, una experiencia en la que tuvo que mantener un equilibrio profesional para no dañar la relación.
“Mariana es apasionada, sabe pedir, sabe contar, me da una emoción muy grande. A la hora de trabajar, por ahí hay una cierta distancia, ahora ¡cómo poner una distancia con la madre! – concluye -. Uno opina por supuesto, como con cualquier director. Me dice: ‘Mami no exageres, hacé menos’. Es criticona, pero con amor, te dice cosas que otra no te diría”.
En su carrera, Lago realizó numerosos papeles, entre los que se destacan en televisión su actuación en “La familia Falcón”, “El amor tiene cara de mujer”, “Cosecharás tu siembra”, “Por siempre mujercitas”, “Mujeres asesinas”, “Montecristo”, “Caín y Abel”, “Historias de corazón” (como presentadora) y “Amar después de amar”.
En el cine participó de “La patota”, “La sentencia”, “Juguemos en el mundo”, “La Raulito”, “Prontuario de un argentino”, “”Secretos en el Monte Olvidado”, “Bajo otro sol”, “Los días de la vida”, “Fotos del alma” y “El verso”.
En teatro, actuó en “Canciones para mirar”, “La Piaf”, “Vivir en vos”, “¡Ay, Carmela!”, “Frida Kahlo”, “La Farolera”, “El ángel”, “Filomena Marturano”, “Romeo y Julieta”, “El ángel” y “La panadera de los poetas”.
Recibió números premios entre ellos tres veces el Martín Fierro, el Estrella de Mar, el Prensario, el Molière, el Podestá, el Atrevidas, el José María Vilches, el Santa Clara de Asís y el Diploma al Mérito de la Fundación Konex
Para revivir la entrevista que le realizó Hernán Dobry a la actriz Virginia Lago en su programa “Voces y memorias”, que se emite por Eco Medios AM 1220 los martes a las 20, hacer clic en el banner.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *