Hernán Dobry

Historias y noticias

Radio

28 mayo, 2020

“No me retiré nunca, porque el futbolista lo es toda la vida”

“El fútbol es sinónimo de alegría, diversión, valores de vida. Es la vida misma”, afirma el ex volante de Argentinos Juniors y River Plate, Leonel Gancedo, en el programa “Voces y memorias” por Eco Medios AM 1220.
Eso es lo que buscaba demostrar cuando pisaba el césped, jugando y haciendo jugar a sus compañeros, moviéndose por todo el medio de la cancha, pero también pasando al ataque, acompañando a los delanteros.
“El fútbol, así como vivimos, después lo transmitimos dentro del campo de juego. A mí, me gustaba dar un pase de gol al delantero, jugar al lado, por todos los sectores del campo de juego y en River el 5 era fijo, tapón: Gallego, Merlo, Astrada”, resalta.
No le costó demasiado adaptarse y, poco a poco, se fue ganando su lugar en el equipo de Ramón Díaz, al punto de que terminó ganando siete títulos (Copa libertadores, Supercopa, Apertura y Clausura) en los cinco años que vistió la camiseta del club de Núñez.
“Los años en River fueron brillantes, los disfruté mucho. El fútbol me dio el respeto a la formación, al prójimo, la ayuda mutua a un compañero, la amistad, los valores de la honestidad y ser íntegro”, señala.
Si bien ya hace casi trece años que dejó la práctica profesional aún permanece vinculado a diferentes proyectos en Europa, donde viaja cada tanto. Incluso, volvió a las canchas en 2018 cuando dirigió al FC Encamp, de Andorra, y se dio el gusto de compartir partidos con su hijo.
“No me retiré nunca, porque el futbolista lo es toda la vida. Hace dos años jugué en Andorra. Físicamente nunca tuve problemas. Para mí, siempre fue un placer, tenía ganas de hacerlo todos los días”, destaca.
Además de esto, Gancedo está abocado a devolver todo lo que le dio el deporte ayudando a chicos carenciados en el gran Buenos Aires, para lo que ha montado un merendero en el partido de Merlo, donde, además, pueden jugar al futbol y hacer otras actividades recreativas.
“Es una inversión, para que los chicos puedan pasar lindos momentos y disfrutar, más allá de la merienda diaria que se les da, que tengan contención y puedan forjar la amistad y los valores”, explica.
Esta tarea en silencio, lejos de los medios y sin ayuda oficial (la Municipalidad de Merlo le da leche una vez al mes) por lo que deben afrontar con sus amigos los 15.000 pesos que le vienen por mes de luz. Todo esto no le importa ya que esta tarea la realiza como parte de la educación que recibió en su casa cuando era chico.
“Ayudar a quien no tiene es lo que me enseñaron mis padres – concluye -. Para mí, es un privilegio dar, por eso no hablo mucho de esto. Para mí, es mejor dar que recibir y cuando uno lo hace no toca la trompeta. Me da felicidad ver a los chicos contentos, que puedan tener una vida como Dios quiere”.
Leonel Gancedo hizo las inferiores en Argentinos Juniors y, luego de diecisiete años en el club, pasó a River Plate donde jugó desde 1996 hasta 2000 y ganó la Copa Libertadores, los Apertura 96, 97, 99, el Clausura 97, la Supercopa 97 y el Clausura 2000.
De allí, se fue a España, al Osasuna, donde estuvo entre 2001 y 2003, y, después, en el Real Murcia (2003-2004). Regresó a la Argentina, a Huracán de Tres Arroyos, en 2005, y, luego, se marchó al América de Cali (Colombia) y, después, a River Plate de Puerto Rico, donde también fue entrenador.
Finalmente, terminó su carrera profesional en Deportivo Morón en 2007. Sin embargo, regresó a la actividad en 2018 como jugador y director técnico del FC Encamp, en Andorra, donde estaba su hijo.
Para revivir la entrevista que le realizó Hernán Dobry al ex futbolista Leonel Gancedo en su programa “Voces y memorias”, que se emite por Eco Medios AM 1220 los martes a las 20, hacer clic en los banners.


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *