Hernán Dobry

Historias y noticias

30 mayo, 2018

“No soñaba con ser cantante, sino actuar: quería ser actriz”

“Desde hace un tiempo, puedo complementar las dos cosas: la actriz y la cantante, y hacer teatro musical que es lo que tanto me gusta”, afirma la cantante Julia Zenko, en el programa “Voces y memorias”, conducido por el periodista Hernán Dobry en Eco Medios AM 1220 Mhz.
A punto de reestrenar la obra “Hermanos de Sangre” en el teatro Apolo, la intérprete resalta que para aceptar un papel primero le tiene que “impactar el texto y la música” y que el libreto que estar vinculado con su pensamiento y su “forma de ver la vida, con el camino musical” que eligió.
Es que Zenko, desde chica quiso ser actriz, mucho antes de convertirse en cantante, por lo que empezó a tomar clases de teatro con Agustín Alezzo, guiado por su hermano, que también es actor. Luego, estudiaría con Edgardo Moreira, Luis Agustoni y Augusto Fernandes.
“No soñaba con ser cantante. Cantaba en mi casa como un juego y usaba los adaptadores de 48 del Wincofón como micrófono – afirma – A mí me gustaba actuar, quería ser actriz y, por eso, antes de ser una cantante profesional, empecé a estudiar teatro”.
Pese a haber triunfado en los escenarios como cantante y actriz, Zenko destaca que desde chica siempre fue “tímida y algo fóbica”, y que tiene un “problema psicológico vinculado con las multitudes”, al punto que aún siente una voz interna que le dice: “lo estás haciendo mal, no sabés bailar, no podés actuar”.
“Me daba pánico hacer un casting para una obra de Pepito Cibrian por la exposición que eso significaba – recuerda -. De adolescente, nunca fui a ver un concierto en vivo porque las multitudes me dan ataque de pánico y tiene que ver con la educación que recibí ya que mi mamá me educó con muchos miedos”.
Incluso, estos temores la paralizaban en los comienzos de su carrera, algo que trataba de disimular, porque se moría de miedo de cantar frente al público”, algo que ha podido superar, aunque unos minutos antes de salir a escena, en el teatro o un recital aún se pregunta: “¿Qué hago acá? Me quiero ir a mi casa, me muero de miedo”.
“Una vez que salgo a escena, algo pasa con la energía que recibo de la gente muy positiva y cálida – resalta -. En los últimos años, en el lugar que mejor me siento es sobre el escenario. Siento felicidad, plenitud. Allí, digo y hago lo que quiero y ya no me importa tanto el qué dirán”.
Julia Zenko formó parte de los grupos “Trío Sol y sus Amigos”, Scat Singer y Amalgama. En sus comienzos grabó jingles comerciales, como Aerolíneas Argentinas, cubrecamas Palette o galletitas Express.
Cantó en películas argentinas como “Los pasajeros del jardín”, “Señora de nadie”, “No toquen a la nena” y en cortinas de telenovelas como “María de nadie”, “Dulce Ana”, “Soy Gina”
En agosto de 1997, grabó en Austria la operita María de Buenos Aires, junto al violinista Gidon Kremer y Jairo. En 2002, protagonizó la ópera tango “Orestes last tango” y al año siguiente actuó en el musical “Zorba el griego” y en 2004 en “El show de las divorciadas”.
Entre sus discos se destacan, “Vital”, “Travesía del alma” “Cambios”, “Crecer con todo”, “Requetepillos”, “El remedio es cantar”, “En tiempo real”, “Vital ’91”, “Así va la vida”, “Sin rótulos”, “Julia de Buenos Aires”, “Tango por vos”, “Orestes”, “Vida mía”, “Canta a María Elena Walsh”, “Pra Elis”, “Mi libertad”, “Nosotras”.
Como actriz formó parte de las series de televisión, “Mesa de noticias”, “Gran Hotel Casino” “¡Dale Loly!” y en teatro integró el elenco de “Mujeres perfectas”, “Camila”, “Hermanos de Sangre”, entre otros.
Durante su carrera obtuvo el premio ACE, el Prensario, el Festibuga, tres veces el Konex (1995, 2005 y 2015), el Gardel y fue declarada personalidad destacada de la cultura por el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires.
Para revivir la entrevista que le realizó Hernán Dobry a la cantante Julia Zenko en su programa “Voces y memorias”, que se emite por Eco Medios AM 1220 Mhz los martes a las 20, hacer clic en el banner.