Hernán Dobry

Historias y noticias

Radio

17 septiembre, 2021

“Nunca me comparé con mi padre, lo hacían mis adversarios internos porque sabían que perdía”

Ricardo Alfonsín es un animal político. Ha mamado y crecido con ese ámbito de la mano de la militancia que tenía su padre en la Unión Cívica Radical (UCR) en tiempos de dictadura y, luego, en el gobierno.
Sin embargo, eso mismo fue lo que lo hizo mantenerse durante muchos años al margen de los cargos electorales, para tratar de abrirse su propio camino, lo más lejos posible de las influencias que pudiera tener el ex presidente en su carrera.
Esta autonomía, también, fue la que lo llevó ser uno de los mayores críticos de Cambiemos en los años de la administración de Mauricio Macri y a casi romper con su partido para convertirse en el actual embajador en España.

Hernán Dobry (HD): Durante años ejerció como abogado, se dedica hace décadas a la política y hoy cumple funciones como embajador en España. ¿Con cuál de esas profesiones se identifica?
Ricardo Alfonsín (RA):
Abogado. Es mi profesión. Por encima de todas las cosas, soy un ciudadano con una gran preocupación política, sino no se puede ser ciudadano. Me siento muy tomado por todo lo que tiene que ver con lo político, pero como profesión, como medio de vida, me siento abogado. Seguí ejerciendo abogacía aún después de jubilado, asesorando y ayudando.

HD: Al momento de estudiar, siempre le quedó la cuenta pendiente de haber querido estudiar ciencia política en lugar de derecho, ¿por qué?
RA:
Porque me gusta la política y porque a la política le hace falta teoría, los políticos deberíamos formarnos cada vez más, es necesaria la formación, la sustancia teórica. También, me hubiera gustado estudiar ciencias de la comunicación y ser periodista. Hice periodismo en esa radio donde está usted, en mi casa y en otra en Buenos Aires, durante seis meses todos los días, dos horas por día. No era periodista, pero colaboraba con Pablo Galliano, que sigue ejerciendo la profesión. Hay una gran relación entre la comunicación y la política. La comunicación es un hecho esencialmente político, aunque no se den cuenta algunos.

HD: También, lo ha hecho en Chascomús…
RA: Sí, tenía un programa de tres o cuatro horas, uno de televisión de media hora, hacía comentarios sobre las noticias que, para mí gusto, eran las más trascendentes de la semana y las analizaba desde una perspectiva radical.

HD: ¿Qué lo atraía de los medios de comunicación como profesión?
RA:
Me atrae mucho la tarea de comunicar, porque tiene que ver la docencia. La política en democracia es esencialmente comunicación. Esto se ve en una elección, ¿qué quiere uno? Que su partido tenga más apoyo que el partido adversario. ¿Cómo lo logramos? Tratando de que la sociedad conozca nuestras ideas y hay que hacer que las conozcan a través de la comunicación. ¿Cómo hacemos que las conozcan millones de personas? Podemos juntar en un acto miles y ser importantes, pero tenemos que llegar a millones. Es bastante complejo el tema, no lo digo yo, sino los grandes pensadores. Es un problema serio de la democracia a resolver y no solo para los políticos sino para los intelectuales también. Necesitamos saber cómo podemos garantizar a toda la sociedad la posibilidad de escuchar todas las campanas y no ser manipulada. Consciente o inconscientemente uno dice cosas que no son ciertas y cree que lo son. Es muy importante la comunicación, central, no hay transformación posible sin una sociedad dispuesta a acompañarla. ¿Cómo logramos que la sociedad acompañe una transformación? Tiene que estar convencida de lo que uno propone y, para eso, tiene que estar convencida de lo que uno propone y no es tan fácil hacer política.

HD: En ese punto es algo que comparte y que se diferencia con su padre, porque los dos hicieron tareas periodísticas, pero en el caso de su padre era más volcado a la gráfica y el suyo más hacia la radio…
RA:
Sí, también hice gráfica. Mi padre tenía un diario en Chascomús y él viajaba mucho para hacer política, entonces debíamos tratar de escribir nosotros cuando él no estaba. Escribía sobre todo la columna de los domingos hasta 2008, 2009. Tuve alguna experiencia con diarios y medios partidarios y, después, hice televisión y radio, que me gusta más. Cuando empecé a hacer radio en Chascomús, decía que no se puede hacer sin la ilusión de que te están escuchando muchos. Un día me invitaron a hacer una radio abierta la Sociedad Rural de Chascomús, que no tiene nada que ver con la de Buenos Aires, y, ahí, estaba lleno de gente, me abataté, no podía hablar delante de tantas personas, pero me di cuenta de que era al revés, podía hacer radio por eso mismo.

HD: ¿En algún momento dudó entre la posibilidad de ser abogado o periodista?
RA:
Eso es una cosa que me saltó de grande, sobre todo cuando empecé a hacer política, que hice de grande también. Hacía política, pero no asumía responsabilidad dirigencial. En el ’93, de casualidad, fui convencional en el partido, pero no quería ocupar cargos y asumir responsabilidad dirigencial.

HD: ¿Cuánto le pesó al apellido a la hora de tener que encarar su vida política?
RA:
Nunca me comparé con mi padre, lo hacían mis adversarios internos porque sabían que perdía. No soy Raúl, pero no soy el único que no es Raúl, muchos no lo son. Uno con el padre no compite. No quería asumir responsabilidades, un poco por cómodo y otro poco para que nadie diga que me aprovechaba de elementos y argumentos extra políticos. Somos un partido muy republicano, por lo menos lo éramos, no quedaba bien que uno se aprovechara de vínculos familiares para su carrera política. Cuando papá después del gobierno, termina en enero del ‘89, ya no tiene tanta ascendencia sobre el partido, ahí, me puse a dar pelea. Presentía que se producían ciertas desviaciones en el partido que contrariaban lo que habíamos logrado con el Movimiento Renovación y Cambio, que logra vencer sin proscripciones al Justicialismo y sin hacer gorilismo.

Para revivir la entrevista que le realizó Hernán Dobry al embajador Ricardo Alfonsín en su programa “Voces y memorias”, que se emite por Eco Medios AM 1220 los martes a las 20, haga clic en los banners.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *