Hernán Dobry

Historias y noticias

Articulos

4 septiembre, 2009

Por qué ya no sonríe.

Las millonarias pérdidas sufridas por la compañía que dirige desde hace más de cuatro décadas devaluaron su imagen. El mercado ya no lo idolatra, sin un sucesor a la vista, los accionistas temen por el futuro de la empresa.

Para leer el artículo en pdf, clic aquí.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *