Hernán Dobry

Historias y noticias

Radio

16 mayo, 2022

“Publicar este libro de poemas era mostrar quien soy en mi estado más puro”

Este misterioso andarivel literario que llamamos poesía suele estar recorrido por una pléyade incesante de transeúntes crédulos, de pasión y de ensimismamiento crítico del universo de sus ideas y sentimientos particulares.
Esos locos lindos que llevan una señal en su frente y un desgarro pluvial en su corazón trasladan al papel el impulso imperioso de su necesidad genital y armónica de amor por la palabra, la sílaba, el verso.
Un poco de esto y de todo esto lleva a los poetas a transfigurar su horizonte de necesidades en un horizonte de pasiones. Los poetas escriben porque sí. Seguirán haciéndolo por los tiempos de los tiempos.
Quizás esto describe la tozudez de hacerlo, la fiebre contagiosa con que se transmite ese flujo abrasador de unos a otros. Diego Fleischer es un poeta que ha hecho de la naturaleza y la poesía el paradigma de su existencia.

Mario Dobry (MD): ¿Por qué le pusiste Esplendor a tu poemario?
Diego Fleischer (DF):
Surgió en un momento en el cual sentí cierta madurez o visión sobre todo lo que había recorrido y fue la palabra justa que podía definir esta obra que, en realidad, empezó a escribirse sin ninguna intención de ser mostrada o publicada. Sentí que había llegado al esplendor desde lo poético para poder expresar, sacar a la luz este destello, estos poemas. Estando en un momento de mi vida que es como una bisagra, el esplendor también puede suceder en un momento en el cual algo florece y, después, larga el fruto. Es el momento en el cual se madura y, por eso, el título Esplendor. También el recorrido de vida que tiene este libro, más allá de la juventud, no soy tan joven, por eso la lección de madurez, sacar a luz, mostrar e iluminar que todos estos treinta años que estaban en cierta medida, ocultos, ahora llegan a su esplendor.

Hernán Dobry (HD): ¿Por qué decidiste sacarlos a la luz ahora?
DF:
En realidad, siempre estuve escribiendo poesía desde la secundaria y lo que pasó en la pandemia, más allá de todo lo negativo, fue un momento en el cual toda mi obra y lo que estaba escribiendo a nivel audiovisual se frenó: las producciones cinematográficas y las series. Si bien seguía escribiendo, se me cayeron películas y, entonces, me puse a revisar qué era lo que tenía guardado. Me encontré con una obra poética muy grande que amigos relacionados con cine, artes, escritores, siempre venían leyéndolo en circuitos más cerrados, en reuniones de grupos de amigos y todos me decían: “¿Cuándo lo vas a publicar?”. Volviendo al esplendor, todavía no me sentía en el momento de la vida en el cual pudiese abrir todo esto y la pandemia me hizo revisar toda esta obra escrita con la que contaba y pensé que había llegado el momento de mostrarla y de sacar a la luz todo este texto que para mí es mucho más puro que los guiones de cine, que venía escribiendo porque no tienen ninguna pretensión. Es como lo que recién estábamos hablando, sale directamente desde el corazón. No tienen una motivación más allá de lo que uno mismo pueda sentir como autor. Por eso llegó el momento, ahora también movilizado por cuestiones personales que me hacen tener una postura y una visión, para darle frente a reconocerme a mí mismo como poeta. Por eso, surgió ahora la idea. Me gustan mucho los libros, coleccionarlos y leerlos. Sentía que publicar este libro de poemas era mostrar quien soy en mi estado más puro sin ser filtrado por otros artistas, que es lo que me sucede como guionista al tratarse de cine. Más allá de que se puedan contar las historias que siempre quise contar, son reversionandas por los directores y actores. Y acá era mi palabra más pura.

MD: En el epílogo, decís que ahora que el mundo es otro y que no ves más de la verdad, engaño a nuestras cabezas, con ser vencido, agradezco estas vivo. ¿Por qué?
DF:
Agradezco estar vivo porque he pasado por unas historias de vida relacionadas con estos vínculos amorosos que en un punto han sido un poco traumáticos y he sobrevivido a relaciones que han sido fuertes y un poco en el libro se cuentan. También, por poder publicar y contarlo. Justamente, también volviendo al tema de la pandemia, el haber pasado por un momento histórico tan fuerte. Agradezco estar vivo por el hecho de ser nieto de sobrevivientes de dos guerras, ya que podría no existir. Lo que digo en el epílogo es que la palabra es lo que me mantiene sujeto al planeta. Es algo que, por ahí, si bien la poesía puede a uno elevarlo a un plano que supera quizás ciertas percepciones de lo cotidiano, en mi caso la me permite pisar tierra y tener voz. Agradezco estar vivo por haber sobrevivido tanto yo, como mis antepasados, a guerras, a exterminios, soy de familia judía, soy homosexual. O sea, hay veinte mil factores que uno tiene que transitar para poder sobrevivir al mundo en el que vivimos. Cuando yo empecé a escribir estos libros, todavía había mucha violencia hacia los homosexuales, sobre todo en la ciudad de Santa Fe. He pasado por momentos en los que amigos han pasado situaciones de violencia, incluso yo de más grande los tuve. También, haber pasado por las drogas y haber tenido un vínculo estrecho y una experiencia cercana a muerte desde ese lugar. Por eso, agradezco estar vivo y haber podido recuperar esos textos que han y van marcando mi transcurso y traspase por la vida.

Si querés ver o escuchar la entrevista completa que le realizaron Hernán y Mario Dobry al poeta Diego Fleischer en su programa “Letras y corcheas”, que se emite por Eco Medios AM 1220 los jueves a las 22, hacé clic en los banners.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *