Hernán Dobry

Historias y noticias

Radio

18 diciembre, 2017

“Sé que Borges partió, pero siento que él está dentro de mí”

María Kodama“Le escribo a Borges, cosas que siento”, afirma la Fundación Internacional Jorge Luis Borges, María Kodama, en el programa “Voces y memorias”, conducido por el periodista Hernán Dobry en FM Jai 96.3 Mhz.
La viuda del escritor argentino lo recuerda en cada oportunidad que tiene e, incluso, se siente más cómoda en las entrevistas cuando habla de su relación y anécdotas que vivieron juntos, que sobre su propia obra, el recientemente publicado “Relatos” que abarca cuatro de sus cuentos.
“Sé que Borges partió, no estoy loca. Pero siento que él está dentro de mí. Es una sensación que no puedo transmitir – afirma -. Todos ayudan a sentir que está vivo. Sé que partió, por supuesto, pero no siento que no está. Es como si estuviera conmigo”.
Kodama recuerda que el escritor “dibujaba muy bien” y que una vez le contó que “como su hermana también escribía acordaron que ella dejaría la escritura y él el dibujo”. “Era una pena, porque dibujaba muy bien”, señala.
De los momentos que suele tener presente, sobresalen los viajes que solían hacer alrededor del mundo, sus visitas a los museos donde, pese a su ceguera, Borges disfrutaba de las explicaciones que su compañera le hacía de las obras de arte.
“Nos divertíamos viajando. Una vez fuimos a Egipto y nuestro chofer nos llevó a pasar la noche en el desierto porque Borges quería. Un grupo de indigentes lo llevó hasta las pirámides haciéndole la sillita de oro mientras yo le gritaba que se cuidara de no golpearse la cabeza – afirma -. En Marruecos, nos divertimos mucho, porque le gustaba el desierto y los contadores de historias en las plazas”.
Sin embargo, esa relación también se transformó en una presión sobre su propia obra, al punto que prefirió dejar inéditos los cuentos que escribió durante años, porque Borges le insistía en prologar el libro, algo que no quería.
“Sentía que era una ofensa para Borges publicar un libro cuando él me había dicho que quería escribir el prólogo. No tenía interés en publicar – afirma -. Sé las presiones que existen cuando uno lo hace, porque lo vi con él. Como él tenía otro carácter, la presión terminaba rápidamente”.
A no ser por un amigo, que le pidió que ayudara al pintor Alessandro Kokocinski a inspirarse con un relato para la preparación de su última muestra, ya que estaba quedándose ciego, jamás hubiera publicado su obra, porque no tenía interés de darla a conocer.
“El libro no salió porque yo quisiera publicar, sino porque yo estaba ayudando a un pintor que había sido muy generoso y estaba sufriendo – destaca -. Pienso que elegí los cuatro cuentos porque eran distintas personas con distintas profesiones, pero el tema era el mismo”.
Kodama explica que tiene dos formas de escapar de la realidad: “bailar y escribir” y que redacta sus cuentos cuando lo tiene listo en su “cabeza” y en ese momento se sienta a trabajar en él.
“Después de escribir un cuento no lo corrijo, ni vuelvo sobre él. No me interesa. Quizás si tuviera en mi cabeza la idea de publicar lo que escribo corregiría, pero no lo sé. Como escribo por placer, es así”, resalta.
María Kodama es traductora y profesora de literatura argentina y dirige las revistas literarias “Prisma” y “Proa”. A su vez, colaboró con Borges en los libros “Breve antología anglosajona” y “Atlas”, en la traducción de “La alucinación de Gylfi” de Snorri Sturluson y autora de “Homenaje a Borges”.
Para revivir la entrevista que le realizó Hernán Dobry a la escritora María Kodama en su programa “Voces y memorias”, que se emite por FM Jai 96.3 Mhz los domingos a las 12, hacer clic en el banner.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *