Hernán Dobry

Historias y noticias

Desarrollo Energético

14 abril, 2018

Seis consorcios presentaron ofertas en la licitación de dragado del río Salado

Las empresas ganadoras entre los seis consorcios que presentaron ofertas por el tramo IV, etapas III y IV del dragado del río Salado deberán financiar sus respectivas partes con sus propios fondos u otras fuentes de fondeo, afirma Pablo Bereciartua, secretario de Infraestructura y Política Hídrica de la Nación.
El 50% del contrato será pagado cada mes durante el período que duren las obras y el remanente a lo largo de los siguientes cuatro años, explica el funcionario. La licitación está siendo organizada por el Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda de la Nación.
Para la etapa III, la UTE Sociedad Argentina de Construcción y Desarrollo Estratégico (SACDE)-Van Oord ofertó 4.240 millones de pesos para dragar el río y trabajos complementarios, la UTE Dragados y Obras Portuarias SA (DYOPSA)-Supercemento, 4.15 millones y la UTE Pentamar-China Communications Construction Company (CCCC) 3.79 millones.
A su vez, la UTE Helport-Jose J Chediack-Sabavisa ofreció 3.670 millones de pesos mientras que la UTE Benito Roggio-Eleprint-Ecodyma lo hizo con 3.490 millones y la UTE José Cartellone Construcciones Civiles-Jan de Nul con 5.170 millones.
Para la etapa IV, SACDE-Van Oord ofertó 3.56 millones de pesos y DYOPSA-Supercemento 2.960 millones, mientras que Pentamar-CCCC 2.710 millones, Helport-Jose Chediack- Sabavisa 2.670 millones, Benito Roggio-Eleprint-Ecodyma 2.550 millones y José Cartellone-Jan de Nul 3.990 millones.
De acuerdo con el presupuesto oficial, las obras requerirán de una inversión total de cerca de 8.240 millones de pesos: 4.760 millones para la etapa III y 3.480 millones para la IV.
El gobierno creó un fideicomiso con fondos del impuesto al gasoil (SIFER) y lo recaudado con la futura emisión de un bono local en pesos con tasa BADLAR + 4% que piensa colocar en una fecha aún no fijada, explica Bereciartua.
El Ministerio del Interior espera adjudicar los contratos para el tramo Roque Pérez-Bragado entre junio y julio para comenzar con las obras en el segundo semestre, detalla. Cada etapa deberá estar terminada en tres años, dice.
De acuerdo con los documentos de la licitación, los trabajos incluyen la adaptación, ensanchado y profundización del río para evitar crecidas durante las inundaciones y la construcción de barreras de contención en ambas márgenes.
El proyecto busca evitar desbordes en el cauce del Salado en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y La Pampa, sanear 35.000 hectáreas de tierras productivas y beneficiar indirectamente a otros 1,3 millones en su cuenca, en la región más fértil del país, utilizadas para agricultura y ganadería.
En septiembre de 2016, el Ministerio adjudicó tres contratos por los tramos IV, etapa 1A, subtramas A1, A2, A3 del proyecto. Pentamar obtuvo un contrato de 27,80 millones de dólares (A1), DYOPSA de 28,60 millones (A2), y Helport-José Chediack de 27,10 millones (A3).
www.iiicorp.com

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *