Hernán Dobry

Historias y noticias

Radio

14 diciembre, 2020

“Siempre me gustó escribir sobre la realidad futura, presente o pasada”

Uno puede irse a cualquier lugar y no haberse ido nunca. Puede regresar y no haberse ido nunca y no haberse ido nunca y, sin embargo, dejar un vacío de ausencia difícil de ahondar. En definitiva, la ausencia solo es presagio de retorno.
Uno no deja de ser lo que siente por más que no habite el horizonte de lo que siempre ha amado, lo cual nunca ha relegado. Los artistas, como los espíritus traviesos, siempre retornan al universo de sus fantasías y deseos, a fin de cuenta, no son más que simples viajeros, amantes de la aventura de vivir, que no se han puesto límite de ausencia.
Eduardo Carbi, cantante, compositor y baterista de valía, vive en Londres, pero nunca se ha ido, como muchas mariposas o golondrinas que se van y que vuelven para volver a irse.
En una entrevista con el programa “Letras y corcheas”, que se emite por Eco Medios AM 1220, el líder del grupo Graffitti repasa cómo fue el proceso de grabación de su último álbum “3”.

Hernán Dobry (HD): ¿Qué sentís ahora que el disco está terminado?
Eduardo Carbi (ED): Nos queda la cuenta pendiente de tocar en vivo, pero también sabemos que es temporal. Siempre que llovió paró. Va a ser la excepción y, en algún punto, cuando esto pase, será a principios o mediado del año que viene, van a sobrar excusas para tener que ir a todos los lugares que podamos y organizar una gira lo más extensa posible y presentar esto como se merece. Siempre tratamos de hacer un show, estando yo a la distancia y el guitarrista Ariel Pozzo en Buenos Aires, que también es guitarrista de Miguel Mateos desde hace 25 años. Tratamos de coordinar nuestros horarios y que él no esté de gira por Latinoamérica o en los Estados Unidos. Si uno quiere, siempre está la intención de seguir adelante con esto y presentar el material. Ahora que tenemos trece temas nuevos, con mucha más razón, y sería maravilloso poder mostrárselo a la gente cuando Dios lo permita y todo esto pase.

Mario Dobry (MD): ¿Graffitti hoy para vos que vivís tan lejos es un punto de encuentro con la Argentina, con el Rosario que dejaste y al que volvés cada tanto como para recrear con cosas nuevas, la amistad de grupo?
EC: Sí, siempre lo fue porque si bien las letras que escribo no son necesariamente autobiográficas, sino sobre la vida y las cosas que me pasan a mí, a vos y a la gente. Nunca estuve dentro del parámetro de los de los autores que escriben sobre fantasías. Siempre me gustó escribir sobre la realidad futura, presente o pasada. Si me pasó a mí, seguramente les ocurrió a todos los que estaban a mi alrededor, ya sea que haya estado en la Argentina o no. Siempre dije: ¿uno es argentino? Es una pregunta recurrente que se siente después haber vivido tanto tiempo en el exterior, en mi caso llevo treinta años acá en Londres. Uno nace y muere argentino y no importa donde estés, porque la geografía no cambia quién sos, ni tus raíces, ni tus afectos, ni tus recuerdos. De alguna manera, a lo largo de las letras, si bien hay un hilo conductor, si es que lo hay, tiene que ver con eso, con que siempre en todas las letras, más allá de que el tema sea un poco más rockero o canción o balada habla de nosotros, de lo que nos pasa. Hay una canción en particular que se llama “Siempre”, que empieza con una voz femenina que dice: “No te preocupes en volver de donde no te fuiste”, creo que eso resume todo.

HD: Ahora, el primer Graffitti tenía un sonido muy diferente al actual, muy de la época y del lugar, de la Argentina de esos años 80’ bien característico. Ahora, hace 30 años que vivís en Londres, ¿qué influencia tiene esa cuna del rock de la que han salido las bandas más importantes de la historia en vos hoy después tantos años de estar allá allí?
EC: Sí, tuve la influencia de la música inglesa desde mucho antes de haberme ido de la Argentina y, de alguna manera, todos la tuvimos, nos haya gustado o no, consciente o inconscientemente, aún a aquellos que nunca se fueron del país argentina. Cualquier persona que creció en la década de los ‘80 estuvo influenciada por la música de Los Beatles, los Rolling Stones, Pink Floyd, Led Zeppelin, Queen, The Police o de la banda que se te ocurra. Esa influencia ha sido inherente a una movida que sigue siendo para mí un enigma. Siempre me pregunté cómo es posible que de una isla tan pequeña salgan valores y talentos tan grandes, ¿qué es lo que tienen en el ADN que los que los separa del resto? La única explicación que les pude encontrar es el clima, es pobre, pero no por eso menos válida. No encontré muchas otras para dar a ese fenómeno. Siempre estuve influenciado más por lo que venía de esa parte del mundo que de Latinoamérica, sin ningún motivo específico. Esas cosas uno no las elige, sino que es al revés, te eligen a vos. El hecho de que haga treinta años que estoy acá, seguramente ha marcado también una tendencia y eso es otra cosa que se puede apreciar en este álbum. Tantos años después de aquellos álbumes que grabamos a fines de los ‘80 y principios de los ‘90, porque hay una vida de por medio, consciente o inconscientemente eso se le replica reflejado en las canciones y en las letras. Esa experiencia de vida, los años pasados y vividos y las cosas lindas y feas y, por supuesto, la influencia que uno tiene es permeable a todo lo que pasa alrededor. En mi caso, por supuesto, en una ciudad como ésta, donde no solamente la música sino el arte en general es casi un común denominador.

Si querés ver o escuchar la entrevista completa que le realizaron Hernán y Mario Dobry al baterista Eduardo Carbi en su programa “Letras y corcheas”, que se emite por Eco Medios AM 1220 los jueves a las 22, hacé clic en los banners.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *