Hernán Dobry

Historias y noticias

Radio

25 octubre, 2019

“Sigo haciendo docencia, pero con todas mis herramientas artísticas”

“Voy por la vida produciendo, creando, haciendo y, de pronto, cuando lo miro todo junto me emociona mucho”, afirma la cantante infantil Adriana Szusterman en el programa “Voces y memorias” que se emite por Eco Medios AM 1220.
Es que en estos 19 años que lleva haciendo espectáculos para los más chicos, su carrera no ha parado de crecer hasta convertirse en una de las artistas de mayor convocatoria en la calle Corrientes, con espectáculos que suelen estar agotados con varias semanas de anticipación.
Esto tiene una explicación: las horas y trabajo y dedicación que le pone a cada uno de sus shows, que comienza a prepararlos medio año antes, durante el verano, para tenerlos listos para cuando comienzan las vacaciones de invierno.
“Jamás subo y lo hago de taquito, es recordar el por qué estoy acá, la misión que estoy cumpliendo, en la niñez, en la familia – destaca -. Me encanta sorprender y la sensación es hermosa. Una cosa es lo que pienso durante meses, lo sueño, lo escribo, compongo, voy grabando y cuando llega la gente esa es la verdad”.
Su proceso comienza ni bien termina el ciclo del show anterior. Allí, empieza a generar un torbellino de ideas donde se imagina las situaciones y escenas, que, luego, va desarrollando y ligando hasta que va tomando forma la primera idea de lo que será el nuevo espectáculo.
“Me cuesta desenamorarme del que acabo de hacer porque le pongo todo, no es que me guardo un poquito para el próximo. Confío en que algo siempre va a surgir mejor – explica -. Voy a lugares donde me inspiran. Necesito estar en contacto con la naturaleza, cerquita del río o si me puedo ir al mar, me llevo mi mate, mi termo, mis cuadernos, mis colores. Confío en esa inspiración que llega y hago todo lo posible para que ocurra. Tengo un pequeño problema: tengo mucho imaginación y vuelo. Quiero hacer un montonazo de cosas, pero después me bajan a la realidad: tocar con una orquesta y ballet de niños en vivo. Eventualmente, alguna vez las podré hacer”.
En tiempos de la web 2.0, recurre también a las redes sociales (Instagram, Facebook y Youtube) para consultarle a su público que temas o personajes les gustarían que estuvieran en el próximo espectáculo. Por eso, toma el resultado de las encuestas que hace como base para el armado del show.
“Es como ir a escuchar un artista que te encante y por más que te presenten el disco nuevo que no te dejen de cantar los hitazos. Entonces primero tenemos muy en cuenta eso – afirma -Las cosas que surgen de los chicos y que piden los padres no pueden faltar. Pero quiero presentarlos de una manera diferente, decirlos de otra manera. Es todo un desafío con las mismas canciones que la gente sigue pidiendo reinventarte”.
Finalmente, le presenta las ideas a los actores que la acompañan desde hace años para nutrirse de otras opiniones. Desde hace un tiempo, que su hija dejó de ser su coreógrafa y mano derecha para dedicarse a su propio espectáculo.
Una vez que está todo pulido, el show está listo para ser presentado en público, algo que suele ocurrir en las vacaciones de invierno. Sin embargo, luego de la temporada alta, continúa presentándose en otros puntos del país.
“Tengo nervios antes de los estrenos. Pero cuando estoy en el escenario siento que floto, que vuelo. Es inexplicable, una pasión. La conexión con los niños es tan pura y tan real, es como que se para el mundo”, destaca.
Este magnetismo se mantiene intacto año tras año tanto con los chicos como con los padres, con quienes tiene guiños y mensajes y a quienes hace participar en cada uno de los espectáculos. Es que pese a estar dedicada a la actuación, nunca deja de lado su profesión de maestra jardinera, la que ejerció durante siete años en “Amapolas”.
“No hago esos espectáculos donde todo el humor es para el adulto. Ellos se divierten un montón, pero la idea es que todos la pasen bien – concluye -. Lo que tiene que ver con los niños es como que pasase por otro canal, otro plano. En el aula me desataba, con la guitarra, con mis alumnos. Sigo haciendo docencia, pero con todas mis herramientas artísticas”.
Adriana Szusterma estudió Ciencias de la Educación y el profesorado de Educación Prescolar, además de canto, guitarra, comedia musical y teatro. Antes de tener su propio show, trabajó como actriz siete años en el teatro La Galera, dirigida por Héctor Presa.
En 2001, debutó con su propio espectáculo en el Paseo de La Plaza, que viene haciendo desde entonces en forma ininterrumpida, que fue declarado en 2007 de “Interés Cultural” por la Cámara de Diputados de la Nación.
Así, han pasado “El Sapo Poing Poing cumple años”, “Fiesta de disfraces”, “Cajistas de sorpresas”, “Tus canciones favoritas”, “Misión jugar por jugar, “El recital de los chicos en el Complejo La Plaza”, entre otros.
A su vez, ha grabado discos como “Cajitas de sorpresas”, “Fiesta de disfraces”, “El recital en vivo”, “Mil caritas”, “Las canciones del jardín”, “Pepa”, “Mi corazón en el jardín”, “Homenaje a María Elena Walsh”, “Siempre hay una canción”, “Pepe”, “Jugar por jugar”, además de los tres que salieron cuando era maestra jardinera en “Amapolas”.
Finalmente, publicó los libros infantiles “Timoteo escondió los colores”, “Mi perro Timoteo”, “Pimpón cumple años”, “¿Qué me pongo?”, “Mi chancho Cholito”, “Jugando a las carreras”, “Cantando con Adriana”, “Timoteo se escondió”, entre otros.
Para revivir la entrevista que le realizó Hernán Dobry a la cantante Adriana Szusterman en su programa “Voces y memorias”, que se emite por Eco Medios AM 1220 los martes a las 20, hacer clic en los banners.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *