Hernán Dobry

Historias y noticias

1 agosto, 2014

Snowden: un espionaje real y preocupante.

Las historias de espías han tenido un gran éxito en la literatura y el cine, pero siempre se seguían a personajes importantes, políticos, militares. Sin embargo, esta situación ha dado un vuelco en los últimos años luego de que el ex contratista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, Edward Snowden, filtrara documentos a la prensa que mostraban que el gobierno de su país estaba interceptando las comunicaciones telefónicas y de Internet de su población, con la excusa de buscar a posibles terroristas que pudieran realizar atentados en su territorio.

Esto fue denunciado públicamente por el periodista de The Guardian, Glenn Greenwald, y provocó un verdadero escándalo internacional, ya que ese seguimiento también se realizaba con las administraciones, dirigentes, diplomáticos y empresas de países a los que Washington consideraba amigos y aliados en todo el mundo.
En “Snowden sin un lugar donde esconderse”, Greenwald relata cómo se produjeron los hechos desde que el ex contratista de la NSA lo contactó por primera vez hasta la persecución que sufrió luego de haber sacado a la luz los secretos mejor guardados de la administración de Barak Obama, pasando por una explicación de los documentos que obtuvo y la invasión a la vida privada de la población estadounidense que está llevando a cabo la agencia de seguridad.

Su autor divide el relato en tres partes bien diferentes la una de la otra, en su contenido y estilo. La primera se asemeja a un policial, en el que cuenta las peripecias que tuvo que pasar para hacerse de la información, evitar las escuchas de los servicios de inteligencia y, por último, convencer a sus editores en The Guardian que publicaran la información tan delicada que había conseguido.

Esta sección es una clase de periodismo especialmente para los alumnos que estudian la carrera ya que muestra no sólo el olfato y el oficio de un profesional trabajando en uno de los casos más resonantes de los últimos tiempos si no, también, porque deja al descubierto los vínculos de los medios estadounidenses con el poder central en Washington, que muchas veces terminan silenciando revelaciones que podrían causarle escozor a la Casa Blanca.
La segunda parte es la más angustiante porque saca a la luz, en base a los documentos filtrados por Snowden, cómo es el sistema de espionaje y la invasión a la privacidad que lleva a cabo la NSA sobre la población, que incluye la colaboración de empresas como Microsoft, Google, Apple, Yahoo!, entre otras.

Si bien esto ocurre en los Estados Unidos, no deja de causar estupor en todo el mundo, especialmente, en estas tierras donde Secretaría de Inteligencia (SI) y la Policía tienen una larga experiencia en pinchar teléfonos y cuentas de correo electrónico. Si pudieran contar con esa tecnología, la invasión a la privacidad podía ser aún mayor.

La última parte muestra la persecución que sufrió el autor de parte del poder político y de sus propios colegas en los medios estadounidenses por haber revelado los secretos de la NSA. El hostigamiento no sólo ocurrió en los EE.UU. sino también en Inglaterra, al punto de que el propio The Guardian fue obligado a destruir los discos rígidos de sus computadoras para eliminar los documentos comprometedores y el compañero de Greenwald fue detenido en el aeropuerto Heathrow, de Londres, acusado de “terrorista” cuando iba a buscar documentos sobre el tema en Berlín.

Todo esto no hace más que tornar a este libro atrapante y, a la vez, trasladar la preocupación a la sociedad actual y a la futura sobre la posibilidad de que la invasión a la privacidad por parte de los servicios de inteligencia se torne una moneda cada vez más corriente sin que nadie se entere de eso.

Título: “Snowden sin un lugar donde esconderse”
Autor: Glenn Greewald
Género: Periodístico
Editorial: Ediciones B
Páginas: 315