Hernán Dobry

Historias y noticias

Radio

20 diciembre, 2019

“Soñaba con comprarme un coche y un reloj de marca, algo que nunca pensé que conseguiría”

“No tengo pensado parar nunca. Es muy difícil que me quede en casa viendo televisión o dándole de comer a las palomas sentado en un banco”, afirma el empresario Carlos Schuster en el programa “Voces y memorias” por Eco Medios AM 1220.
No es para menos. Se crió viendo como sus padres trabajaban de sol a sombra los siete días de la semana, algo que el mismo comenzó a hacer a los nueve años, lavando platos en las fiestas que atendía su familia.
“La experiencia la tengo con mi papá. Se fue a los 94 años. Se operó tres veces del corazón y cada vez que salía de la cirugía, llamaba a Schuster para ver cómo estaba todo y cuando se reponía lo primero que quería era ir a la empresa. Vengo de esa escuela”, destaca.
Si bien hoy se codea con las principales estrellas de la televisión, el deporte y el mundo empresarial, sus orígenes son humildes ya que vivía en la portería de la comunidad Lamroth Hakol, en la localidad de Vicente López, en la provincia de Buenos Aires. Allí, pasó su infancia y fue donde nació el negocio que maneja hasta la actualidad.
“Miro para atrás y no lo puedo creer. Recuerdo ese departamentito con una cocinita y un baño de 1×1, una pieza y un lugarcito para poner la mesa con cuatro sillas. Ahí vivíamos mis padres, mi hermana y yo – explica – Hace poco volví allí. Fue muy fuerte ver donde nací y viví once años, en un lugar tan chiquito. Me da una gran satisfacción el mirar para atrás sin poder creer el crecimiento que tuvimos”.
Fue en ese mismo lugar donde comenzó su carrera. Mientras sus amigos se divertían jugando, él prefería acompañar y ayudar a sus padres primero lavando platos, luego como mozo y finalmente como vendedor, el paso previo a hacer cargo de la empresa, que ya había empezado a crecer.
“Los primeros años me dolía la espalda de lavar los platos porque había que hacerlo en unos piletones muy hondos en los que me tenía que agachar. Veía a mis padres que trabajaban todo el día, sin tomarse vacaciones durante veinte años y mamé todo eso – resalta -. Ayudaba a mis padres a lavar, a preparar los platos y agarrar los cajones. Estaba entre ellos y había dos o tres empleadas”.
Mientras fregaba platos, vasos y bandejas, ese chico soñaba crecer y con poder comprarse lo que sus amigos del barrio y de la comunidad tenían y que sus padres no le podían dar porque no tenían plata.
“Tenía dos metas en mi vida: comprarme un coche y un reloj de marca, algo que nunca pensaba que conseguiría. En ese lugar donde estaba, los chicos tenían una mejor posición económica que la mía, usaban la remera Lacoste y jeans Wrangler importados que yo no podía tener. Nunca pensé que iba a poder llegar a vestirme con una remera o un pantalón de marca. Trabajando y con esfuerzo llegamos”, recuerda.
Más de cincuenta años después de ese momento, Schuster comanda una de las principales empresas de gastronomía del país con divisiones de comida kosher, food trucks, corporativa, social y gourmet, con las que atiende a las personalidades más importantes e, incluso, los eventos oficiales del gobierno y la Embajada de Israel. Si bien sus dos hijas, trabajan junto a él, está lejos de retirarse.
“Pienso que tengo veinte años, sigo corriendo más de doce kilómetros por día, andando en bicicleta, nadando y haciendo deporte – concluye -. No te podés quedar quieto. En el mundo que vivimos, quedarse quieto es fundirse. Siempre estoy pensando en otras cosas para hacer porque gracias a Dios tenemos tantas divisiones que si baja una te soluciona el problema económico la otra”.
Carlos Schuster abanonó la escuela secundaria a los 16 años para sumarse a trabajar a tiempo completo en la empresa de catering familiar. Primero fue mozo, luego maître y, finalmente, vendedor, hasta que su padre decidió sumarlo como socio.
Ha organizado eventos para las principales estrellas del país. Desde hace casi treinta años, realiza los principales servicios en la Casa Rosada y la quinta presidencial de Olivos. Sus platos fueron degustados en el Campeonato Mundial de Golf, en cumbres del Mercosur y recientemente en el G-20.
Para revivir la entrevista que le realizó Hernán Dobry al empresario Carlos Schuster en su programa “Voces y memorias”, que se emite por Eco Medios AM 1220 los martes a las 20, hacer clic en los banners.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *