Hernán Dobry

Historias y noticias

Desarrollo Energético

28 marzo, 2018

TGS escoge a Citigroup y JPMorgan para la emisión de su bono

Transportadora de Gas del Sur SA (TGS) ha escogido a Citigroup, JP Morgan y un tercer banco internacional para manejar la emisión de su bono de 500 millones de dólares para financiar la construcción de dos gasoductos, una planta de tratamiento de gas y una de compresión y rescatar deuda, afirma una fuente.
Como fue anticipado por esta agencia de noticias en octubre de 2017, la transacción RegS 144A estará vinculada con la aprobación de la concesión para desarrollar un gasoducto y una planta de tratamiento de gas en Vaca Muerta, en la provincia de Neuquén, destaca una segunda fuente.
La empresa busca emitir un nuevo título a siete años antes del final del primer semestre, dependiendo de las condiciones del mercado, resalta. TGS espera que las tasas para la colocación se ubiquen por debajo del 6,50%, señala. La operación fue aprobada el 27 de marzo por el directorio de la compañía y forma parte de su programa de deuda de 700 millones de dólares.
El remanente de 128 millones de dólares de su bono de 255,50 millones con tasa del 9,625% y vencimiento en 2020 se negocia a 105,22 y rende un 4,68%, afirma un operador de mercado en Nueva York.
Lo recaudado con la transacción será utilizado para financiar la llamada de este título, destaca la segunda fuente, ya que cuenta con opción de rescate a 104,80 el 14 de mayo y otra en 2019. Ese día, la firma debe pagar una amortización del 25% de su capital.
El remanente de la operación será usado para fondear los 220 millones de dólares de inversión que requerirá la construcción de un gasoducto en Vaca Muerta y otro en Cardales, en la provincia de Buenos Aires, resalta.
La empresa está negociando con Neuquén la concesión para desarrollar un gasoducto de 92 kilómetros de largo para unir las ciudades de Añelo con Tratayén, donde podría conectarse con el troncal Neuba I y II y con el de Transportadora de Gas del Norte (TGN), destacan la segunda fuente y el ministro de Energía de la provincia, Alejandro Monteiro.
Originalmente, el gobierno planeaba licitar su construcción para evacuar la producción de los yacimientos de gas no convencional, pero decidió cambiar la modalidad y ofrecer directamente el permiso para la obra, afirma el funcionario.
Para esto, la provincia recibió y analizó las propuestas presentadas por TGS, TGN e YPF, señala el ministro y agrega que la escogida fue la primera, pero que la operación aún debe contar con algunas aprobaciones legales.
La decisión del gobierno local está tomando más tiempo del esperado ya que se deben estudiar algunas cuestiones antes de la adjudicación ya que la Ley de Hidrocarburos habilita a entregar concesiones a empresa productoras, y la firma elegida es sólo transportadora, explica Monteiro.
Este problema se resolverá otorgándole el contrato a la empresa estatal Gas y Petróleo del Neuquén (GyP) y que sea ella quien luego elija a TGS para construirlo y operarlo, detalla la segunda fuente.
La transportadora planea construir un gasoducto de 32 pulgadas y 92 kilómetros de largo con la capacidad de transportar 37 millones de metros cúbicos por día (CMD) de gas y una planta de tratamiento para inyectar 5 millones de CMD, en la primera etapa, explica.
La empresa aún está analizando propuestas para el contrato de EPC y para la provisión de los caños, incluyendo a Techint para ambas categorías, señala la misma fuente. Este proceso comenzará una vez firmado el contrato con GyP, que podría estar listo para dentro de un par de semanas, resalta.
Cuando la mayoría de las áreas no convencionales de Vaca Muerta comiencen a producir, el gasoducto precisará de una mayor capacidad de transporte, explica. Para cuando eso ocurra, la compañía planea lanar la segunda etapa de su proyecto para incrementar la capacidad de la planta de tratamiento para cumplir con la demanda, dice.
El resto de lo recaudado con la emisión de deuda será utilizado para financiar la construcción de un gasoducto de 75 kilómetros de largo para conectar las ciudades de Mercedes con Cardales, en la provincia de Buenos Aires y una planta de compresión con una potencia de 10.000 caballos de fuerza, detalla.
Las obras del ducto de 30 pulgadas, con una capacidad de transporte de 11 millones de CMD, y la planta requerirán de una inversión de 150 millones de dólares, afirma la segunda fuente. La empresa planea usar su flujo libre de caja para fondear el remanente que precisa para los trabajos, resalta.
La construcción llevará 18 meses y dependerá de la autorización de ENARGAS. El proyecto se encuentra en disputa con otro menor presentado por TGN. Esta firma acusa a su competidora de querer robarle los clientes con este gasoducto.
Las empresas esperaban que el ente regulador tomara una decisión a fines de marzo, pero la oposición de TGN en la audiencia pública realizada en febrero en Bahía Blanca postergó el anuncio por algún tiempo más, afirma la misma fuente.
www.iiicorp.com

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *