Hernán Dobry

Historias y noticias

Radio

4 diciembre, 2020

“Todo lo que tengo se lo debo al público”

“Uno está contento con cada uno de los reconocimientos que le hacen en el momento, pero una vez que pasó, está en la búsqueda de uno nuevo y cuando has recibido 2.500, el más grande que puede tener un comunicador es el público. Al estar en cuarentena y no en la primera línea de la actividad, me hace falta un nuevo reconocimiento. La vida comienza cada mañana y no se me han quitado las ganas de vivir, de hacer lo que hice, de adaptarme a las circunstancias”, afirma el presentador de televisión chileno, Don Francisco, en el programa “Voces y memorias” por Eco Medios AM 1220.
Es que Mario Kreutzberger, como es su verdadero nombre, ha pasado su vida en un estudio frente a las cámaras y a su audiencia, al punto de que el confinamiento lo ha llevado a pasar más tiempo que nunca en su hogar junto a su esposa, Teresa Muchnik Rosenblum, con la que lleva casado tantos años como tiene de profesional en los medios.
“En esta pandemia, he tenido más tiempo para conversar conmigo que nunca. Extraño la televisión, no estar fuera de la pantalla sino el contacto diario con la gente. He estado siempre en movimiento. Hice la Teletón en forma virtual este año, pero no es lo mismo que tener un trabajo semanal, que creo que no voy a volver a tenerlo y no lo pretendo tampoco”, destaca.
Alejado de la vorágine que implicaba hacer “Sábado gigante” durante ocho horas en vivo, a sus 80 años sueña con nuevos proyectos y adaptarse a las nuevas tecnologías y corrientes de la comunicación.
“Voy a colocar un pequeño estudio al comienzo del año que viene, con una pequeña infraestructura de dos o tres personas que han trabajado conmigo mucho tiempo. Quiero hacer cosas por Internet, entrevistas con formato de ciclos. No quiero hacer un programa de 52 semanas, sino de 13 y a lo mejor en 6 meses. Tuve algunas ofertas, pero vino la pandemia en el medio de esto”, explica.
Sería su retorno a la televisión luego de dos años de ausencia, cuando terminó su ciclo “Don Francisco te invita”, que se emitía por Telemundo en 2018. Tres años antes, había concluido su historia con Sábado Gigante, el programa que lo llevó a la fama en los 43 países en los que se transmitía.
“Cuando terminé Sábado Gigante, el 19 de septiembre de 2015, me fui tan orgulloso, tan contento de lo que habíamos hecho, que mi señora a la semana siguiente me dijo: ‘¿no sientes nada?’ y le respondí: no hay ninguna diferencia, me fui feliz. Lo cerré en una caja simbólica con letras de oro – señala -. Cuando terminé ‘Don Francisco te invita’, fue distinto porque tenía 78 años. Todavía, estoy consternado por Telemundo. Sentí que pasaba a otra categoría y, de inmediato, me empecé a sentir distinto físicamente, frente al espejo, mis movimientos eran diferentes. Ahí, se produjo un clic fuerte que todavía se está recomponiendo gracias a esta pandemia”.
Esta no fue la primera vez que tuvo que enfrentarse a quedar fuera de la pantalla, pese a que durante 58 años siempre estuvo en actividad. Su carrera, en sus inicios, estuvo a punto terminar antes de haber empezado, cuando lo despidieron a las ocho semanas de haberlo contratado.
“Me deprimí mucho, mi mujer incluso me dijo: ‘Sal fuera de Santiago y recorre un poco los alrededores’, porque trabajaba con mi padre. Lo hice, pero en mi mente me sentía un fracaso, que no servía después de tanto esfuerzo, de tantos años, de haber estado tantas veces en los escenarios. Había estado un año para conseguir una oportunidad y durar ocho semanas. Estaba recién casado y tuve que decirle a mi mujer “me echaron” – recuerda -. Lo mismo se repitió en los EEUU, pero en Chile me echaron, estuve una semana afuera y me repusieron a pedido del público, cosa que yo nunca hubiera esperado pues pensaba que nadie me veía, ni le interesaba. La gente me hizo volver, al igual que pasó en los EEUU, y me hizo crecer. Por eso todo lo que tengo se lo debo al público”.
De ese primer fracaso, surgió “Sábado gigante”, programa que condujo entre 1962 y 2015 y que lo llevó a quedar inscripto en el libro Guiness, como el show que más tiempo ha permanecido al aire en todo el mundo.
“Para mí, fue una universidad, al igual que para muchos, porque creamos un formato, con muchos pedazos, que comenzó en Chile y, después de 24 años, fue a los EE.UU. y a 43 países con mucho éxito. Es como una sopa que tiene muchos ingredientes básicos, que se le van agregando y quitando semanalmente. Eso fue la clave del éxito y lo más importante, es que la mayoría de las cosas se hacían en el escenario – concluye -. Soy uno de los pocos que hizo el programa siempre en frente del público, en el medio de la gente, hablando con ellos. Yo era un actor de teatro, entonces tenía versatilidad en cosas que le agregué a este programa ómnibus: música, entrevistas, concursos, humor, emoción. Eso es lo que le dio larga vida”.
Mario Kreutzberger nació en Talca, Chile, y estudió para técnico modelista en Nueva York. Luego, realizó cursos de teatro en su país hasta que logró que lo contrataran como conductor de televisión.
Entre 1962 y 2015 estuvo al frente del programa “Sábado gigante”, que llegó a emitirse en 43 países y figura en el libro Guiness como el show que más tiempo ha permanecido al aire en todo el mundo.
Hasta este año, condujo la Teletón, una campaña de beneficencia en televisión destinada a niños con discapacidad motriz. En los Estados Unidos pasó de Univisión a Telemundo donde encabezó durante dos años (2016-2018) “Don Francisco te invita”.
Ha editado seis discos: “Don Francisco”, “Bailando Bailongo con Don Francisco”, “Celebremos con bailongos”, “Tropilé”, “El Pachi-Pachi” y “Mi homenaje gigante a la música norteña”.
Ha conducido programas como “Noche de gigantes”, “Los gigantes del mundial”, “Una noche de estrella”, “Gigante y usted”, “¿Quién quiere ser millonario?”, “Don Francisco presenta”, “Trato hecho”, “Las caras de La Moneda”, “Atrapa los millones”, “Estamos invitados”, “Usted no reconoce a Chile”, “Don Francisco te invita”, “¿Qué dice el público?”
A lo largo de su carrera, ha recibido galardones como la Medalla Bicentenario, el Emmy por su liderazgo en la televisión en español, el premio ANATEL, el Gran Estrella de Oro por servicios meritorios a la República, el Leyenda y el TV y Novelas.
A su vez, el Papa Juan Pablo II lo designó Benemerenti, recibió la Orden de la Cruz del Sur y la Orden al Mérito Gabriela Mistral, entregada por el Gobierno de Chile por su contribución a la cultura y solidaridad nacional, y tiene una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.
Para revivir la entrevista que le realizó Hernán Dobry al presentador de televisión, Don Francisco, en su programa “Voces y memorias”, que se emite por Eco Medios AM 1220 los martes a las 20, hacer clic en los banners.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *