Hernán Dobry

Historias y noticias

Bibliocritico

14 noviembre, 2013

Un policial que mezcla el judaísmo y el psicoanálisis.

“El día que Sigmund Freud asesinó a Moisés” es un policial teológico, al estilo del que alguna vez encarara Humberto Eco en su libro “En el nombre de la rosa”, aunque en su versión judía y mucho menos pretenciosa, al que el autor le suma una veta psicoanalítica que rodea el texto desde el comienzo.

Esta novela corta, a la que también se la puede considerar un cuento largo, atrapa al lector desde el comienzo y lo mantiene enganchado en la historia en todo momento, de la mano de la investigación que encara el personaje principal, Marcos Opatoshu, un periodista joven y solitario de un periódico judío.

En su búsqueda por dilucidar por qué Sigmund Freud decide matar a Moisés en su libro “Moisés y la religión monoteísta”, va encontrando respuestas a los problemas que tiene pendiente en su vida, en especial con su madre, y tejiendo una hipótesis que de no ser una ficción podría generar un amplio debate dentro de la colectividad.

Como no podía ser de otra forma, toda novela que se precie de tal, debe tener con una historia de amor. Y esta no es la excepción. Mientras intenta resolver sus conflictos familiares, Marcos encuentra en una relación que consideraba ocasional y poco comprometida, a su futura esposa y a la fuerza que estaba necesitando para poder encarar su trabajo, cuando estaba a punto de darse por vencido.

“El día que Sigmund Freud asesinó a Moisés” es el tercer libro del escritor bahiense Pablo Freinkel y, a diferencia de sus dos predecesores, es la primera vez que elige el género novelístico para desarrollar sus temas de estudio. Incluso, el propio autor ha señalado que, originalmente, este texto estaba destinado a convertirse en un ensayo pero que prefirió utilizar la ficción porque le daba más libertad y lo ayudaba a enriquecer más su narración.

Esto se nota ya que en sus páginas abundan los conocimientos religiosos, especialmente sobre el uso del nombre en el judaísmo y las prácticas para intentar sanar a los enfermos, todas puestas en boca de un rabino, para que a nadie le queden dudas sobre su veracidad.

Pero, a su vez, desarrolla en profundidad conceptos vinculados con el psicoanálisis y las luchas internas para defender la reputación de su creador, Sigmund Freud, sobre quien detalla datos poco conocidos para el público en general.

Así, se convierte en la suma perfecta para entretener al lector. Una temática atractiva, una escritura simple pero dinámica, un género atrapante como es el policial y una cantidad de información, que hacen que quien concluya sus páginas le den ganas de seguir profundizo en ella, en especial en su texto inspirador: “Moisés y la religión monoteísta”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *